martes, octubre 28, 2008

Boxeador ciego inspira a Uganda


BOXEADOR CIEGO INSPIRA A UGANDA

KAMPALA, Uganda -- Hablemos de boxeo de sombra. En el centro de un gimnasio de mala muerte, donde el olor es penetrante y los débiles no son bienvenidos, Bashir Ramathan se inclina y serpentea, con sus desgastados guantes golpeando furiosamente, tratando de encontrar su blanco. "Mejor cuídense de mi gancho!", advierte. Ramathan es completamente ciego, y es un boxeador de peso medio.

KAMPALA, Uganda -- Hablemos de boxeo de sombra. En el centro de un gimnasio de mala muerte, donde el olor es penetrante y los débiles no son bienvenidos, Bashir Ramathan se inclina y serpentea, con sus desgastados guantes golpeando furiosamente, tratando de encontrar su blanco. Los golpes brotan de sus brazos, su pecho, su rostro cubierto por el sudor. Pero sus puños siguen volando; todo completamente en la oscuridad.

"Mejor cuídense de mi gancho!", advierte. "Es rápido! Es fuerte! Cuidado!"

Ramathan es completamente ciego, y es un boxeador de peso medio. Suena improbable, y peligroso, pero es su forma de hacer frente a su discapacidad.

Este albañil barbado y ronco originario de las barriadas ugandesas no tiene miedo, al llamar a los otros boxeadores en el gimnasio a enfrentársele, en tanto usen una venda en los ojos.

Un día reciente, otro peleador, y uno bastante cincelado, se ató una sudorosa playera sobre el rostro, y él y Ramathan se amagaron durante varios asaltos, intercambiando algunos golpes serios a la cabeza.

Hubo algunos golpes al aire, también, y en cierto momento, los dos boxeadores estaban espalda con espalda, golpeando como locos en la dirección equivocada.

Ramathan dijo que trataba de guiarse por los olores y sonidos, como el rechinar de los zapatos y el susurro de la respiración de su oponente.

"Bashir pelea con el cerebro", explicó su entrenador, Hassan Khalil.

"Tiene el talento", dijo Monica Abey, una joven peleadora que ha entrenado con él.

Pero esta historia no es sobre boxeo, realmente. Es sobre cómo un hombre que inesperadamente perdió la vista hace 12 años ha pasado de ser una figura huraña sentada en una choza de una habitación que esperaba a que algunos huérfanos le prepararan su siguiente tazón de comida a un personaje que inspira a todo su país.

Dondequiera que va en su carrera matutina, con sus pantaloncillos cortos puestos sobre sus pantalones deportivos al viejo estilo y un corredor de 12 años de edad a su lado, sosteniendo su muñeca para guiarlo, la gente sale de sus puestos de verdurasy quioscos de teléfonos y le silban y grital alegremente.

No hay rampas aquí ni perros guía. El terreno es irregular y está lleno de piedras, lodo en algunos lugares, grava en otros. Incluso para aquellos con visión perfecta, es difícil caminar sin tropezar. Pero de algún modo Ramathan lo hace, navegando los cauces y las viscosas zanjas de drenaje, los camiones de Pepsi estacionados como rocas en medio de callejones y los maniáticos bicitaxis que zurcan por la calle sin avisar. Fue golpeado por un auto hace unos años. Su rodilla derecha aún le duele. Pero sigue adelante.

No se puede mostrar la imagen “http://www.reuters.com/resources/r/?m=02&d=20071107&t=2&i=2133959&w=&r=2007-11-07T004453Z_01_L28196607_RTRUKOP_0_PICTURE0” porque contiene errores.

No se puede mostrar la imagen “http://www.reuters.com/resources/r/?m=02&d=20071107&t=2&i=2133961&w=&r=2007-11-07T004453Z_01_L28196607_RTRUKOP_0_PICTURE2” porque contiene errores.

Funcionarios en la comunidad de ciegos de Uganda dicen que Ramathan se ha convertido en un héroe para los alrededor de 500,000 ugandeses que son ciegos.

"Aquí es un hombre que está demostrando que la ceguera no es el fin del mundo", dijo Francis Kinubi, presidente de la Asociación de Deportistas Ciegos de Uganda.

Dijo que Ramathan estaba ayudando a atraer la atención y el muy necesario dinero. Este año, la asociación no pudo asisitir a los Juegos Paralímpicos en Beijing porque no tuvo los 200 dólares para iniciar el proceso de registro, mucho menos el dinero para cubrir la tarifa aérea, un signo revelador de cuán pocos recursos hay disponibles para los discapacitados en gran parte de Africa.

Ramathan, que dice que tiene 36 ó 37 años (no lo sabe con precisión), es originario de Naguru, un vecindario pobre en los alrededores del centro de Kampala, la capital de Uganda. Naguru es conocido por sus colinas de suelo rojo, sus casitas de techo de zinc y sus manos rápidas.

Uganda tiene una fuerte tradición de boxeo, que se remonta al extravagantemente cruel dictador Idi Amin, que era un boxeador de peso completo. Y dentro de Uganda, Naguru ha producido algunos de los peleadores más duros de la nación, como John (La Bestia) Mugabi, que peleó en Estados Unidos y casi derrotó a Marvin Hagler, y Michael Obin, un campeón nacional de peso welter.

Incontables aspirantes más de Naguru saltan la cuerda, levantan pesas oxidadas y se entrenan en gimnasios escasamente iluminados, apretujados entre casuchas, que albergan a todas las no glorias a menudo glorificadas del submundo del boxeo: los fofos sacos de arena, las narices aplastadas y los sueños exagerados de los niños de la calle.

Ramathan creció peleando. Sus padres murieron cuando era joven. Dejó la escuela para trabajar colocando ladrillos. Era conocido en todo Naguru como un gran atleta: un excelente jugador de futbol soccer y un peleador temible.

Pero en 1996, algo extraño sucedió. Empezó a sentir dolores de cabeza punzantes. Fue a ver a un médico, y el doctor le dijo que se estaba quedando ciego.

"Primero mi ojo derecho, luego el izquierdo", dijo. "Luego la oscuridad, oscuridad total. Todo quedó negro".

El médico dijo que no había nada que alguien en Uganda pudiera hacer para ayudarle.

Su esposa lo dejó pronto, dijo, y su hermano y hermanas también lo abandonaron. "Tenían sus propios problemas", explicó Ramathan. Sin pagos de discapacidad del gobierno, sobrevivió con el equivalente de unos cuantos dólares a la semana donados por la mezquita local. Huérfanos del vecindario acudían a su choza a ayudarle a cocinar. Pasaba mucho tiempo dentro.

"Me sentí triste al principio, pero luego descubrí que había mucha gente ciega", dijo.

Hace dos años, decidió regresar al cuadrilátero.

¿Por qué?

"Quería adquirir condición", dijo.

Su golpe quizá sea duro. Su trabajo de pies quizá sea limpio. Pero la introspección no parece ser la fuerza de Ramathan.

Su vida es simple. Come, duerme, reza, pelea. Cuando golpea al saco de arena, deja algunas mellas impresionantes en la piel.

En Uganda, la línea entre el boxeo amateur y el profesional a menudo es borrosa, con algunos jóvenes peleadores ganando algunos cientos de dólares por enfrentarse en clubes nocturnos locales. El año pasado, Ramathan fue el principal atractivo en una pelea de caridad que ayudó a recaudar 2,600 dólares para su gimnasio local, el Club de Boxeo de la Costa Este. Enfrentó a un boxeador profesional; con los ojos vendados, por supuesto. Y él ganó por puntos.

Desde entonces, periodistas de toda Africa han acudido en tropel.

Con una gran y blanca sonrisa, recuerda en particular a una cierta reportera sudafricana que bailó con él fuera de su choza. Recientemente, una cuadrilla cinematográfica holandesa empezó a hacer una película sobre él. Gracias a toda la publicidad, una de sus ex novias -- parece tener muchas, junto con cinco hijos -- ahora quiere que regresen.

Sin embargo, Ramathan dijo que daría todo esto por dos ojos que funcionen.

"La gente piensa que estoy fingiendo", dijo. "Piensan que estoy haciendo esto por la atención o por el dinero. Pero no estoy fingiendo. Quiero ver, como ellos".

Su plan ahora es iniciar su propia liga mundial de boxeadores ciegos.

"Si la gente ciega puede luchar o arrojar una jabalina", dijo, refiriéndose a deportes para ciegos bien establecidos, "¿por qué no puede boxear?"

Alguien recientemente le contoó de un boxeador ciego en la vecina Tanzania. Ramathan está tratando de encontrarlo. También piensa más allá de Africa.

"Hay mucha gente ciega en Estados Unidos, ¿verdad?", preguntó. "¿Piensa que alguno de ellos querrá pelear conmigo?"

http://afp.google.com/media/ALeqM5hCwVDEdnmXovSqfDeFinp-swtIbg?size=m

http://afp.google.com/media/ALeqM5gqy-XcD3VmFEGs57WIDNBUcIZjeA?size=m

lunes, octubre 27, 2008

V.Klitschko-S.Peter, show y contundencia en Berlin

DR, Vitaliy Klitschko
el regreso esperado

No se puede mostrar la imagen “http://img204.imageshack.us/img204/8578/ring5ie6.jpg” porque contiene errores.
Completa
Vitaliy Klitschko vs Samuel Peter
285 Mb

exclusivo para
No se puede mostrar la imagen “http://s254.photobucket.com/albums/hh100/tiburonesdelanoche/th_bannerko12.png” porque contiene errores.

El brillo es incandescente. Don King y K2 Promotions son los que presentan el evento central de la programación de Berlin, ciudad que por una noche asume el carácter protagónico de la escena del boxeo mundial. Es el título de peso completo del Concejo Mundial de Boxeo, siempre bajo el control patriarcal de José Suleiman.
Como en las mejores galas estadounidenses, Michael Buffer hace las presentaciones. Su célebre voz anuncia el jurado que dará el veredicto de las tarjetas en el caso de arribar al final de los 12 rounds pactados, y estará compuesto por un trinomio internacional: John King de Inglaterra, Ken Morita de Japon y Anek Hongtongkam de Thailandia. El tercer hombre dentro del ring será el italiano Massimo Barroveccio.

El Dr., el Gigante Vitaliy Klitschko de Kiev-Ucrania (112 kilos - 35/34Kos-2-0), ex campeón del CMB y la OMB, ocupará el rincón azul y luce una buena preparación física. Su oponente de la esquina roja, Samuel Peter (150 kilos - 31/23-1-0), es el orgullo de Nigeria, es el actual campeón peso completo por el CMB, y ahora estará representando también a su actual cuartel de entrenamientos de Las Vegas-Nevada. A propósito de esto, luce notablemente excedido de las proporciones atléticas y bastante falto de gimnasio.

El Show:

El escenario del World Arena de Kreuzberg (Berlin) elegido para este combate, es imponente. El colorido predominante de las gradas es el azul eléctrico profundo que parte de decenas de potentes reflectores. Una enorme cinta de tableros publicitarios recorre el perímetro superior anunciando leyendas e informaciones en tiempo real. El entablado del ring está recubierto íntegramente por un tapíz de impecable blanco resplandeciente, con logo publicitario de una firma local -McFit- en azul y amarillo, dando toda la vista de un paisaje "invernal". Las cuatro cuerdas, también blancas, tienen esquineros neutrales en fuerte color amarillo y negro. Peter, el hombre de color, luce pantalón y botas blancas combinados con guantes en "verde-amarelho". Klitschko, el caucásico, tiene indumentaria, guantes y calzado negros con detalles dorados. El referee luce camisa gris celeste con pantalón y moño negro. La fotografía que sugiere todo este montaje escénico, pareciera relegar completamente el aspecto deportivo en pos de un esteticismo casi barroco.

[klitschkopeter_paisajeinvernal.jpg]

La pelea:
La pelea en si misma tiene los condimentos de un gran encuentro. Klitschko regresa de una prolongada ausencia de más de cuatro años y Peter ha progresado durante los últimos tiempos hasta convertirse en la principal figura de occidente, para una categoría como la de pesos completo -otrora la más gloriosa del boxeo norteamericano- hoy dominada por nombres que se escriben en alfabeto cirílico.

Peters es un noqueador de primeros rounds, cuyo antecedente de mayor gravitación hacia este pleito sería su loable desempeño ante el otro de los Klitschkos, Wladimir. Muchos entendemos todavía que Peters debió haber ganado aquella batalla y que tomará esta chance ante Vitaliy como una suerte de desquite consigo mismo, para lavar los errores que le privaron de la gloria en la pelea de 2005.

[klitschkopeter_dominiodelanticipo.jpg]

Sin embargo, no bien desatadas las acciones, el uzbeko radicado en Ucrania resuelve todas las incertidumbres con llamativa rapidéz, simplicidad y categoría. Se planta bien lejos del cerco de las cuerdas e impone una iniciativa de manos izquierdas principalmente en gancho o en jabs, sosteniendo un castigo eficiente, selectivo y prudente.

Peter se nota inmediatamente frustrado por la incomodidad de la lejanía, movilidad y juego de anticipo que le establece el rival. La primera vuelta ha sido un negocio redondo para Vitaliy.

El dilema que le queda planteado al nigeriano es uno bien interesante y Peter recibe urgentes intrucciones de su preocupado rincón, a fin de intentar acercarse al cuerpo del rival meneando la cabeza y haciéndole cintura.

El segundo capítulo da por tierra con esa ingenua premisa. Porque Vitaliy sigue manteniendo la distancia con la precisión y potencia de su gancho izquierdo, hasta ahora incontestable, pero cuando Peter decide aceptar alguna contra para achicar espacios, es tomado violentamente por peores derechazos ascendentes del hombre blanco. Se nota una diferencia de velocidad en favor de Vitaliy que incluso se anticipa al cierre de su defensa o a la toma del clinch y evita todo riesgo de castigo por parte del nigeriano. A mitad del segundo capítulo, la gritería del público mayoritariamente afín al Ucraniano, indica que la impresión de desenlace favorable al retador es ya presagio generalizado. Klitschko domina a voluntad.

El pesado andar de Peter en el tercero facilita la tarea, más pasiva y defensiva de Vitaliy. La ineficacia para acortar distancia promueve algunos escarceos ofensivos de Klitschko que invierten transitoriamente la tendencia táctica que domina desde el comienzo. Las esporádicas explosiones ofensivas del campeón son resueltas o respondidas con intensidad igual o mayor por parte del retador.

[klitschkopeter_impotencia+de+thenightmare.jpg]

El cuarto round marca la acentuación del claro dominio de Vitaliy Klitschko. Peter, que camina lentamente hacia su rival y permanentemente queda fuera de alcance, es sistemáticamente vapuleado por los largos directos y ganchos del europeo.

Las acciones transcurren casi sin sobresaltos para el boxeador de indumentaria color negro, que abusa de su eficacia para controlar y castigar a su rival en contínuo paseo por el centro del ring. Hasta el momento ninguno de los dos boxeadores ha osado recostarse contra las sogas. En el creciente volúmen de golpes conectados, Klitschko ha conseguido impactar varios potentes envíos a la cabeza de Peter, cuyo ojo derecho está comenzando a inflamarse.

El sexto round sume al nigeriano en una completa impotencia por colar sus golpes al cuerpo del ucraniano y en la propia ineptitud para neutralizar el castigo insistente de Vitaliy sobre los planos altos y en especial sobre sus pómulos y sienes.

El séptimo muestra la consistencia del trabajo defensivo que estableció Klitschko desde aquel lejano inicio del primer round. Peter fracasó en su intento por sorprender con largos derechazos voleados y en su lugar, recibe las contras de izquierda y derecha con las que el de Kiev sostiene su trabajo de anticipo. Ante tal disparidad, Vitaliy ya le ha cedido la iniciativa y procede a "esperarlo" con los brazos colgando y echando el cuerpo hacia atras, aunque siempre sin acercarse a las cuerdas.

El jab y los ganchos de Klitschko le han cerrado todos los caminos a Peter. El nigeriano intenta valientemente perforar la trinchera defensiva y lanzarse deseperado al ataque campal. Pero Klitschko sigue golpeándolo de tantas formas, combinaciones técnicas y con tanta precisión que enseguida hace desvanecer el último intento ofensivo que la resolución anímica y la golpeada voluntad del campeón han concedido a la postre.

En el descanso tras el octavo round Peter comprende que ya no tiene ningún sentido continuar la pelea en la condición de arrasamiento táctico en que se ha batido desde el comienzo. De propia voluntad, acción y convicción, no saldrá a combatir.

Es KOT8 y nuevo campeonato para Vitaliy "Ironfist" Klitschko. Su reconquista de fueros mundiales ha sido tan categórica como convincente. La claridad boxística con la que Vitaliy resolvió a este complicado rival, lo colocan automáticamente como referente central de la categoría que más sigue penando la ausencia de sus bronces pasados, esos que siempre jalonaron a sus distintas épocas brillantes.
[klitschkopeter_klitschkoborthers.jpg]
Vitaliy y Wladimir





Sergio Martínez + HBO: Amor a primera vista

"nace una estrella"
(Max Kellerman)

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/1/1a/Flag_of_Argentina.svg/784px-Flag_of_Argentina.svg.png

Título WBC (Interino) de las 154 libras.
Sergio "Maravilla" Martínez Alex "The Technician" Bunema

El súbito idilio de "Maravilla" Martínez con la cadena de TV por cable que controla la mayor parte del negocio del boxeo a escala mundial.
Es una verdadera maravilla. La firmeza y precisión del impacto de jab de su mano “tonta” –la derecha- que revela el resultado de una obsesión perfeccionista de años. La activa circulación por el ring con movimientos incesantes de brazos y piernas, avalada por el visible incremento atlético-aeróbico-muscular, que sigue conservando la misma prestancia y “andar de paseo” a lo largo del tiempo. Pero ahora el deslizamiento cadencioso, casi coreográfico, está orientado prominentemente a la función ofensiva y no tanto a la contraofensiva. Y por ahí también está la invisible mano del tiempo templándole el carácter, el sentido de la oportunidad y la paciencia.

Lennox Lewis (Round 1 - 2:00)
Martínez se ha establecido realmente lanzando el jab y es precisamente lo único que tiene que hacer si quiere vencer en esta pelea, tiene que ser primero, anticipar.Y está conectándolo punto tras punto.

Jim Lampley (final de round 1)
L.Lewis ha mencionado que Martinez ha establecido la diferencia con su jab y pareciera que ganó esta primera vuelta.


Max Kellerman (round 2 - 0:43)
Sergio Martinez comenzó a boxear relativamente tarde para los standards del boxeo. Tenía casi 21 años cuando se decidió por esta profesión y es un atleta fantástico, es un atleta natural. Y ser atleta natural sumado a ser zurdo lo hace ser complicado.


Jim Lampley (round 2 - 0:50)
Posee el buen pie de un jugador de fútbol y la estámina del ciclista para mostrar en este deporte, pero más aun Lennox, empezar a los 20 y desarrollar una técnica superior no es algo fácil de lograr.


Lennox Lewis (round 2 - 1:03)
Increíble. Mucha gente dice que comenzó tarde, pero hay personas que son seleccionadas naturalmente y Martínez realmente quiere mejorar. Eso es lo que lo hace un gran boxeador.


Jim Lampley (round 2 - 2:40)
Martínez está peleando elegantemente y con sus manos en la cintura..


Jim Lampley (final de round 2)
A esta altura Sergio Martínez siente que está tan rápido que no hay nada que Bunema pueda hacer al respecto.
La velocidad y sincronización de sus antebrazos, que dan la perfecta armonía a la percusión de sus puños, los que caen perforando la inerme guardia del africano y estallan diligentemente sobre cada centímetro de su rostro.
Lennox Lewis (round 3 - 0:32)
No solo está sintiendo que es el mejor, está mostrando que es el mejor.


Jim Lampley (round 3 - 0:40)
Machacando con el jab a volundad. En este punto Bunema está experimentando una falla en los lanzamientos y está siendo superado en envíos por un peleador más rápido.



Lennox Lewis (round 3 - 1:20)

Es extraño, pero no alcanzo a ver un plan de pelea de Bunema.


Jim Lampley (Round 3 - 1:27)

bueno, puede que el plan haya volado por la ventana ante semejante despliegue de velocidad de parte de Martínez.


K.D. de Bunema a 1:34 tras un soberbio 1-2-1 de Martínez.



Jim Lampley (Round 3 - 1:45)
Bunema no puede acomodarse a la pelea de un zurdo, y el creciente impacto de Martinez es la rapidéz, elegancia, arrogancia, es un estilo brillante, qué demostración de Sergio Martínez.



Max Kellerman (round 3 - 2:45)

Martinez está haciendo semejante papel hasta ahora, que podría hacer dudar a Forrest..



Jim Lampley (round 3 - 1 53)

Es obvio que el principal objetivo de Martínez para estar en HBO After Dark es conseguir algo de exposición mediática, que lo puedan ver y asi crear el mercado que atraiga a peleadores como Vernon Forrest. Y lo está consiguiendo hasta este momento.



Harold Lederman (round 4 - 0:20)

Ok Jim, vamos tres rounds a cero, 30-26, pero ganó el tercero con tanta, tanta diferencia que no me sorprendería que alguien contabilizara 10-7 en lugar de 10-8...Sergio Martínez es ese tipo de peleador que era Roy Jones Jr en su juventud, me encanta ver el show que ofrece Roy Jones Martínez, es realmente algo brillante, muy muy veloz.



Max Kellerman (Round 4 - 0:40)

Y más allá de la electricidad que ofrece, igual a la de Jones, no es solamente la fabulosa exhibición de boxeo, está pegando con potencia, Jim, y ese tipo de conmoción que crea siendo zurdo, con un tipo duro como Bunema, tumbándolo con esa mano recta, creándole el lugar con otras golpes previos, ese es el tipo de actuaciones -aun sabiendo que Martínez tiene 33 jovenes años- que empiezan a dar vuelta las cosas.


Lennox Lewis (Round 4 - 1:06)
También, Max, potencia con precisión.


Jim Lampley (Round 4 - 1:20)
Forrest es una cosa, pero qué me dicen de un rematch con Antonio Margarito. Miren el tamaño, la fortaleza y velocidad de Martínez, la guardia de zurdo. Sería muy interesante.



Jim Lampley (final de round 4)

Hasta ahora es una actuación fulminante delante de una gran audiencia de Sergio Martínez.
Con cada estallido de las certeras manos de Martínez, la fornida testa del moreno se sacude violentamente y suelta miles de gotas de sudor que le dan un extraño efecto de distorsión a las imágenes televisivas.
Con suma paciencia y rigor táctico, sin arriesgar nada más que lo imprescindible, va inclinando el ángulo de su embestida hacia el flanco izquierdo y de tal modo, aparte de acortar espacio para las peligrosas réplicas de derecha del congoleño, queda en inmejorable posición para meter su directo al mentón de Bunema.




Lennox Lewis (entre round)

Y acá vemos la secuencia del 4 jabs de Martínez para los que Bunema no tiene ninguna respuesta. Y siguen entrando.



Max Kellerman (Round 5 - 0:20)

Tengo debilidad por los zurdos estilistas, especialmente cuando tienen un poder de manos picante, pero además es un tipo elegante, móvil, luce inteligente es... una estrella en potencia... por lo que he visto hasta ahora esta noche.



Jim Lampley (round 5 - 1:00)

la cifra de 44 triunfos está repleta de nombres que América no los reconoce, pero este tipo de talento... es inconfundible.



Max Kellerman (Round 5 - 1:20)

He visto antes algunos tapes de Martínez pero jamás le vi una actuación parecida ante alguien como Bunema, con el reconocimiento que Bunema tiene en este país.


Jim Lampley (round 5 - 1:26)
Bunema pensó que a lo mejor tendría oportunidad de imponer su clase a alguien que nunca se había enfrentado con un oponente como él. pero en realidad ha ocurrido lo opuesto.


Max Kellerman (round 5 - 2:30)
Martínez hasta acá ha sido no solo altamente móvil, sino también explosivo, como pegador y como boxeador.



Lennox Lewis (Round 5 - 2:35)

Y sabes qué, también se muestra muy bien cuando lo pone a Bunema contra las cuerdas, ahí empieza a tirar mayor cantidad de golpes porque entiende que Bunema no tiene para dónde salir, y es ahí cuando suma puntos.



Max Kellerman (round 6 - 00:49)

Martinez no es un boxeador orientado a la defensiva, está buscando conectar golpes potentes y se convierte en un adversario que amedrenta a los rivales, y por lo tanto va a ser eventualmente categórico, porque lo está buscando



Lennox Lewis (round 6 - 1.18)

Está variando muy bien sus golpes y mostrando una tecnica que mira los distintos ángulos mientras está pegando, aveces va arriba otras abajo, por lo que Bunema no sabe qué esperar.



Jim Lampley (round 6 _ 2:25)

increíblemente rápido para ser un boxeador de 154 libras. Estoy esforzando mi memoria para encontrar alguien en la categoría de 154 que haya tenido la velocidad y categoría de Sergio Martínez: Oscar de la Hoya y Shane Mosley en sus momentos picos, -no hoy en dia- en sus momentos picos.



Jim Lampley (final del 6 round)

Otro round de clínica a cargo de Sergio Martínez.



Jim Lampley (round 7 - 1:57)

Otra impresionante combinación de golpes, Max, te puedo predecir que el referee Raul Caiz debe estar pensando cuánto más castigo como ese puede soportar Bunema.



Lennox Lewis (round 7 - 2:35)

el arbitro le está pidiendo a Bunema que pelee porque debe estar pensando en parar la pelea.


Jim Lampley (round 7 - 2:56)
Caiz está a solo segundos de parar la pelea. Si Martinez lo lleva a las cuerdas y le coloca más de tres golpes, Caiz está cerca de levantar los brazos.



Jim Lampley (round 7 - 2:59)
Martinez lo ha dominado por completo desde la campana inicial... es una cuestión de estilos, velocidad, habilidad, y de todas las áreas.

[180px-AlexBunema.jpe]


Jim Lampley (luego del stoppage)

UNA DEMOSTRACION IMPRESIONANTE Y BRILLANTE DE SERGIO MARTINEZ. UN MENSAJE PARA EL RESTO DE LA CLASE EN LA DIVISIONAL DE LAS 154 LIBRAS, Y NATURALMENTE, PARA CUALQUIER OTRO EN EL VECINDARIO DESDE LAS 147 A LAS 160 TAMBIEN.


Max Kellerman
UN MENSAJE ESCUETO QUE SIGNIFICA "NO VAYAN A PELEARME"...TOMANDO EN CUENTA QUE NORMALMENTE, DESPUES DE UNA PELEA COMO ESTA EL MENSAJE QUE SE DEJA ES "NO ME PELEEN" , PORQUE SOY ZURDO, RAPIDO, DEMASIADO ATLÉTICO Y DEMASIADO BUENO, DE TODOS MODOS, VIENDO QUE MARTINEZ TIENE UNA LINDA CARA, TIENE UNA ESPECIE DE CARISMA EN LA DIVISION EN LA QUE SE MUEVE, VIENDO LA TENSIÓN EMOTIVA QUE GENERA, CREO QUE EN REALIDAD EL MENSAJE DEBERIA SER "EXISTE UN NUEVO CONVIDADO EN LAS 154 LIBRAS"

Jim Lampley
UN PODEROSA ATRACCION DE DIVERSION Y ENTRETENIMIENTO!.
La secuencia ocurre con la velocidad de una descarga eléctrica y es una estocada precisa. Deja desairado y tendido sobre la lona al quinto ranqueado para tres de las entidades y enciende la ovación atronadoradel Pechanga Resort & Casino de Temecula, California.
__________________________________

http://www.aolcdn.com/channels/01/01/449c3e51-002d7-02c17-400cb8e1

Maravilla Martinez vs Alex Bunema


HBO Boxing After Dark es una de las principales y más masivas series de boxeo que emite HBO regularmente desde 1996. Apunta fundamentalmente a promocionar combates entre sólidas figuras de ascenso, contendie ntes de primera línea o eventualmente también, alguna que otra pelea por título mundial.

La magnitud millonaria de televidentes que hoy en día, mediante sistema de abono o Pago Por Evento (PPV), accede a la señal a escala mundial, demuestra que el boxeo profesional, lejos de declinar en su capacidad de convocat
oria, sigue en contínuo ascenso en cuanto a captación de amplios sectores de la sociedad mundial que tradicionalmente le han sido ajenos al conjunto de las trasmisiones deportivas y por la asociasión a otro tipo de espectáculos más ligados a la vida nocturna en los centros de las apuestas y del juego, ha reconvertido a la vez que expandido sus seguidores.

Sea que esta forma de comercializar su propia image
n tenga un carácter noscivo per se, y que termine algún día por descarnar y covertir definitivamente al deporte de boxeo en el circo o espectáculo enmascarado bajo el trade mark de "Boxeo," la realidad indica que a la vista de las suculentas cifras que se manejan en bolsas, recaudaciones, cánones, derechos de marketing, comercialización, etc., ese producto que enajena la naturaleza de un preciado deporte tan antiquísimo como tradicional, ya no tiene retorno.

El semblante que adopta por estos días la palabra boxeo a nivel global, es el que le da un puñado de rostros familiares, de periodistas prestig
iosos y admirados que detentan impresionantes trayectorias en los medios masivos.


Jim Lampley 



Larry Merchant


Max Kellerman                        Bob Papa
http://www3.pictures.gi.zimbio.com/Wladimir+Klitschko+Training+Camp+Day+2+CAPZhMfvSgrl.jpg http://4.bp.blogspot.com/_ymo4BkmdsIY/ST8UbLu-nMI/AAAAAAAAGl0/_1xmPIgt4aw/s400/LewisLennox410NF2.jpg
Emanuel Steward                     Lennox Lewis

http://image3.examiner.com/images/blog/EXID10947/images/h_lederman_252(1).jpg
Harold Lederman
Total de golpes según HBO

Total de GolpesMartinez Bunema
Acertados212 31
Lanzados518 216
Porcentaje 41% 14%
Golpes potentesMartinez Bunema
Acertados111 19
Lanzados232 90
Porcentaje 48% 21%













El gris legado de Pernell Whitaker


Sweet Pea



Seguramente suene herético el solo considerar la posibilidad de excluir a Pernell Whitaker, campeón mundial de 4 diferentes categorías, de una de las plazas entre los 50 máximos boxeadores de todos los tiempos.
Dependiendo del rasgo de comparación estilístico o estadístico que se elija, Pernell ofrece un amplio abanico de virtudes excepcionales que, a simple vista, lo pintan como merecedor seguro de una de esas plazas.

Y aunque es improbable que se le pueda situar al tope absoluto de alguna calificación de "mejor de," luce sobrias credenciales tanto en el campo del amateurismo como rentado, que obligan a repasar cuidadosamente su performance de boxeador notable e impiden soslayar su contínua referenciación y relevancia histórica.
 


Los números hablan con voz inapelable. Su exitosa carrera eleva la cotización de sus acciones por aspectos de una enorme resonancia. Por citar un ejemplo, Pernell pertenece al selecto grupo de los 9 cuádruples "con coronas de entidades mayores" (WBC, WBA, IBF, WBO & WWE). Que además fue campeón Olímpico y Panamericano con más de 200 peleas amateurs, y por si eso fuera poco, apenas cumplido el plazo mínimo de su post-retiro del profesionalismo (2006) resultó inmediatamente ungido al Salón de la Fama del Boxeo.

Sin embargo, más allá de los destacados lauros y reconocimientos en el plano formal de la competición, después de haberse enfrentado con casi la totalidad de los mejores de su época (una dilatada carrera profesional que abarca casi 17 años entre 1984 y 2001) no hay en su historial remunerado, ni una sola victoria concluyente frente a los adversarios de mayor fuste.


Pernell Whitaker vs José L.Ramírez ( I )



Apenas si se destacan dos o tres victorias incontestables frente a serios prospectos como el caso del KOT6 a Miguel Santana, el otro KO1 a Juan Nazario y un tercer KOT11 a Diosbelys Hurtado (en dos de estos casos se trata de oponentes invictos).

Porque con todo, ninguna de esas tenues celebridades (de consistentes avales, por cierto), alcanzaban a compararse en quilates al resto de las luminarias que le jalonaron su reputable camino: Roger Mayweather, José Luis Ramirez, Greg Haugen, Azumah Nelson, Poli Diaz, Jorge Páez, Harold Brazier, Rafael Pineda, James McGirt, Julio Cesar Chávez, Julio Cesar Vasquez, Wilfredo Rivera, Oscar De La Hoya, Andrei Pestriaev o Félix Trinidad.
 

Y ahí precisamente estriba la endeblez principal de sus credenciales. Con todas y cada una de esas figuras renombradas la resolución de los pleitos no llegó sino -siempre e invariablemente- al cabo de la totalidad de los rounds pactados.

Y para que la historia quedara escrita de ese modo, no hay nada más determinante ni relevante que las razones que fácilmente surgen al observar a Pernell en acción. Fue siempre un fiasco de peleador. Tuvo siempre una gran mezquindad hacia el derroche franco del castigo. Y su parquedad hacia la lid directa contrasta más fuertemente con su cualidad de múltiple campeón. Por lo que esa permanente renuencia a medir rigores con el rival solo puede pasar inadvertida o quedar disimulada para quien mistifique exageradamente sus dotes de boxeador defensivo o de out-fighter todo~terreno.

Pernell Whitaker vs Oscar de la Hoya
No se trataba de su estilo personal. Ni de la típica cuestión de extremar cautelas con ciertos rivales de prestigio. No era algo defectivo en si, ni que tuviera la peculiaridad de una excepción. Fue solo su persistente renuencia a trabar combate lo que dificulta su entrada segura al Panteón de los "Grandes" y lo que logra dejar expuesto al descubierto el verdadero talón de Aquiles de su saga. Fue un boxeador de casta, elegido, señalado con la marca de un "all-around best," que transitó una época llena de nombres fuertes y superpoblada de promesas, pero que al mismo tiempo portaba uno de los de corazones más discretos, casi pusilánime, que jamás hayan habitado el pecho de un campeón del mundo deportivo.



¿Cuál fue el legado real de
Pernell Whitaker?
No se puede mostrar la imagen “http://img519.imageshack.us/img519/9666/pernelloz8.jpg” porque contiene errores.

Fue demasiado dotado en términos físicos, en talentos atléticos, en portentos boxísticos de elegancia, de velocidad y precisión casi quirúrgicas. Fue un privilegiado de aptitud y predisposición al aprendizaje y hasta abrazó la ambición de emular la estirpe que desciende en línea directa de la vieja escuela del "boxeo fino" de Pepp, de Robinson, Louis y Alí. Una línea superadora de desaliños y creadora de armonías estéticas dentro del ring. Pero lo estropeó todo con una rara pequeñez.


El oscuro origen del déficit de su vocación ofensiva, lo sitúa a millas de la verdadera consagración que muestran los cinturones y medallas.

Y fue también ese lamentable desapego al jaleo lo que condujo a tenerlo alternando entre los roles de víctima o beneficiario de fallos generalmente refutables. Su contradictoria miscelánea de virtudes excelsas e impresentables actitudes de impudor bélico, confundían la apreciación objetiva de su trabajo arriba del ring. Fue tan así que casi todos los cruces importantes de su carrera, con los más memorables a la cabeza, pueden calificar para la infame historia de las decisiones más polémicas.
Su singular tendencia a la mofa, al descaro, al arrebato burlesco, especialmente delante del rival que se le viene a plantar en tono adusto o circunspecto, solo denuncian cuán enclenque podía ser la fortaleza anímica de Pernell Whitaker frente a la de otros colegas campeones de boxeo.

Y todo ese conjunto perceptible de "intangibles" aspectos estadísticos es lo que le valió un ocasional repudio o aborrecimiento de una buena parte de público amante del boxeo practicado con corrección, con hidalguía, y sobre todo con agallas. La mueca bufonesca rozaba a veces la deslealtad. Y su caso omiso al fragor, su opaco enredo con la comicidad, su recelo por esquivar el roce de contacto físico, por eludir la mortificación de la pugna del cuerpo a cuerpo, frecuentemente lo presentaban de una actitud lindante con la de la huida.
Pernell Whitaker vs. Anthony Jones

Fue medalla de plata de boxeo, categoría ligero, en el Mundial Amateur de Munich de 1982, medallista de oro en los Panamericanos de Caracas 1983 y Oro en los Juegos Olímpicos de Los Angeles en 1984. Habiendo cruzado guantes desde los 9 años, completó una ruta de 214 combates en el amateurismo. Con base geográfica en el ring del estadio Norfolk Scope de su Virginia natal, dio los primeros pasos largos en el boxeo profesional al vencer a Alfredo Layne y a Roger Mayweather por decisión. En marzo de 1988, en su decimosexta salida rentada, perdió en Francia ante el campeón ligero del WBC, el mexicano José Luis Ramírez en polémica decisión dividida. Un año más tarde conseguiría coronarse por el título IBF al derrotar por DU12 a Greg Haugen en Virginia. Tomó revancha -esta vez con fallo unánime- de Ramírez en una pelea unificatoria WBC/IBF disputada en su ciudad natal, y se agregó el cetro de la WBA luego de derrotar a Juan Nazario en Nevada en agosto de 1990. Para julio de 1992 desposeyó del título welter júnior de la IBF a Rafael Pineda por DU12, inmediatamente del cetro welter del WBC a James McGirt con otra DU12 en marzo de 1993 y seis meses después, en la primer defensa de esa faja, tuvo la más polémica de todas sus disputas al empatar en 12 rounds con el legendario Julio Cesar Chávez. Luego de refrendar exitosamente con las tarjetas en otras dos ocasiones, incluyendo la revancha de McGirt. Para marzo de 1995 subió 6 libras para retar al campeón súper welter WBA, el argentino Julio Cesar Vásquez, en New Jersey. Desairando los convites de Vásquez para afrontar el intercambio de fuego durante todo el combate y apelando a maniobras reñidas con la ética del fair play, obtuvo su enésimo fallo unánime al cabo de 12 vueltas, logrando en este caso su cuarta corona, de la que no alcanzaría a realizar ni una sola defensa. Su reinado welter se extendió hasta abril de 1997, fecha en la que transitaba ya 33 años y había comenzado su etapa de declinación boxística. Un joven Oscar De La Hoya de solo 24 años lo venció por unanimidad y sin atenuantes, señalándole la puerta de salida de los rings, que solo se extendería durante otros tres intentos vanos de recuperación de sus fueros: Andrei Pestriaev, donde a pesar de triunfar por puntos resultó descalificado al comprobársele doping positivo de cocaína, Félix Trinidad que le venció por DU12, y Carlos Bojorquez, en lo que sería su última aventura profesional y que terminara perdiendo por abandono en el sexto round a causa de una fractura de clavícula.
WHITAKER vs POLICARPO DIAZ

Ante el Potro de Vallecas, Campeón Europeo






Antonio Margarito, inaugura una nueva era


LA HORA DE MARGARITO




Antonio Margarito volvió a dar otra muestra ciega, descarnada y fenomenal de su carácter, su determinación, su deseo, su voluntad y su sed implacable para ir sin descanso en la búsqueda de la victoria. Fue el mejor. Y lo fue demostrando con paciencia y perseverancia. Construyó el mayor triunfo de toda su carrera asentándolo sobre la base del más temible de sus recursos: la fuerza ilimitada de la autoconfianza. Volvió a su esencia. Y volvió a maravillar con eso tan simple. Sencillamente. Con lo más conocido de su repertorio. Ganó, como dice el mexicano Jorge E. Sánchez, cronista de ESPN, porque Cotto se dejó intimidar, porque nunca le habían presionado tanto y porque nunca le habían tirado 200 uppercuts. En definitiva, Cotto se preocupó más por no recibirlo que por conectarlo.
Porque detras de la mejor estrategia que el borícua podía implementar para neutralizarlo, velaba la incipiente clave de su propia derrota. Pelearle de una forma inteligente, era desde el principio, empezar a doblegarse y a caer derrotado ante la voluntad superior del mexicano. Sobró la inteligencia, la voluntad hizo tronar la voz de su presencia y volvió a ganar el BOXEO, el gran BOXEO que todo el mundo quiere ver.

Y Margarito lució un estado físico impecable, inusual, exactamente propicio para llevar adelante su modesto plan: dejar actuar a la fuerza de su voluntad impertérrita. Cotto acabó por entender que no importaba lo que el hiciera, Margarito iría hacia adelante cada vez con más fuerza y más empuje.
Y todo maduró a un ritmo, a un tiempo y en los plazos en que debía suceder y ocurrió de todos modos, por más que en el universo de las cosas predecibles flotaba el sentimiento de que la providencia podía aun interceder en favor del isleño para rescatarlo de lo inexorable. Porque Cotto actuó como dictaba la razón. Su tarea de los rounds iniciales fue superlativa. Le sobrevino ese contratiempo de los cortes y la hemorragia nasal desde demasiado temprano, justo cuando estaba dominando el concurso de las acciones desde la suficiencia de la velocidad de sus ganchos y sus rectos contraofensivos. Pero los cortes y lastimaduras estaban en todos los cálculos a priori y todos sabían que podían suceder. Ya habían sucedido otras veces sin un resultado decisivo. Y por eso, si uno se atiene a la objetividad de los sucesos y no se deja influenciar demasiado por esa azarosa circunstancia de la contienda, deberá contabilizar a favor de Cotto casi la totalidad de los 6 rounds iniciales.

No estoy de acuerdo en considerar que sus golpes no "hicieran daño" o que por su inocuidad para lograr el efecto concreto de detenerle el avance a su tenáz rival, tuviera ya delante de si "la suerte echada". Esa estrategia pudo ser ganadora, no hay forma de demostrar racionalmente que no lo fuera. Pero en el terreno de la carne, de la sangre y del dolor, la voluntad tiene la última palabra siempre. Cotto empezó a ceder desde lo psicológico mucho antes que desde lo táctico o lo físico. Quizas llegó a sentir de cerca la posibilidad de elaborar su triunfo sobre la reiteración del esquema mezquino de "escarceos y escaramuzas". Dominó con cierta claridad en ese terreno de los estilistas, pero tal vez no aceptó el destino de tener que llevarse una victoria así. Casi escapando, casi sin dar combate. Lo debe haber sentido indigno de sus antecedentes y de su verguenza deportiva.


Algo debe de haberlo perturbado, porque a partir de esa inestabilidad psíquica, sobrevino la comisión de errores tácticos que terminaron minando su resistencia física. Luego de un octavo round ejemplar y en contra de las recomendaciones expresas de su propia esquina, de no abandonar el centro del cuadrilátero, de no cesar en su traslación, de no cesar en su contínuo escape de la zona de fuego, a partir del noveno round se quedó estacionado en los cruces por mucho más tiempo del que uno puede encontrar comprensible. Se dice que Tony ganó a partir del inmenso trabajo al cuerpo (lo reiteró él mismo) en los primeros pasajes, pero yo creo que no, que no fue tan así, que no fueron unos "ganchitos" y "opers" los que derrumbaron la moral del ex-invicto. Este fue más que nada un choque de voluntades, y la voluntad de Cotto flaqueó ante la perspectiva de no poder ganar en el terreno que prefería como latino, como macho, como hombre que es. Fue voluntario de parte de Cotto, en esa novena vuelta, intentar pararse a contradecir a todas las lógicas del manual. Cotto prefirió morir intentando parar, disuadir y hacer retroceder a Margarito (que lo había llevado por delante durante toda la pelea de manera indecorosa). Y en todo caso esa fue su elección, no su "error".

A partir del noveno, Tony Margarito tuvo la oportunidad de cruzarlo muy fuerte arriba porque Cotto accedió a pelearle en el terreno menos favorable para si, y más favorable para el nuevo campeón. Y lo hizo principalmente para no lucir como un cobarde. Renunciando definitivamente a sus chances ciertas, Miguel Cotto se alumbró con la fuerza interior de los verdaderos campeones y terminó inmolado ante la verdad casi dogmática que regía este duelo desde el comienzo. Si se paraba a pelear, saldría lastimado. Esa era la hipótesis más previsible de todas. Al abandonar su plan estratégico de hacer una luz de diferencia en los puntos al principio del combate, entrando y entrando con su mayor velocidad, enredando el estilo parsimonioso de Margarito hasta hacerlo deslucir, para luego administrar esa ventaja hasta el final "saliendo y saliendo con su dominio del movimiento de piernas, aun cuando se dejara la supuesta mala imagen de los estilistas... Al tirar por la borda todo ese libreto, se apartó del Tártaro del triunfo que aparentemente le vendría renegado de su sangre y se abrazó al paradójico Valhalla de una muerte muy heroica y muy insólita.



"La Batalla" fue la síntesis, el conjuro de la imaginación de miles y miles de fans diseminados en los más diversos lugares del planeta. Resultó igual en todas sus formas a lo que ya existía dentro del ideario colectivo. Fue todo ideal. Todo normal. Nunca nada se pareció tanto a si mismo. Y pocas veces el espectáculo colmó de manera tan precisa las expectativas previas. No en vano se vendieron más de 10 mil asientos en vivo y la inverosímil cifra de más de 400 mil abonos de Pagos Por Evento.

La batalla prometía el dominio táctico inicial del más técnico, del más veloz, del más dotado. Y la incesante presión de principio a fin del más guerrero, del más duro y más batallador, que crecería sobre el cierre. Prometía acción, vértigo y el dramatismo del desenlace incierto. Aunque esa incertidumbre se resumiera en solo un par de posibilidades: sortear el difícil arte de caminar por la cornisa del nocaut y llegar hasta el round número 12 para seguir ostentando el invicto, o sucumbir inexorable y penosamente en el intento. Estaba dicho y anticipado: el sorprendente estado físico de ambos púgiles, el entorno del show que rodea a la competición del más alto calibre, el desbordado apasionamiento de dos pueblos de fuerte tradición boxística, el duelo de las idolatrías que partiría (y paralizaría) los corazones de toda latinoamérica, estaba sentenciado que la notable mejoría de ambos boxeadores en el afianzamiento de las líneas más claras y visibles de sus estilos resultaba en una parada de antagonismos, que la incontrolabre fuerza de la confianza despertada, los había puesto en una encrucijada de la que solamente se saldría con una victoria rotunda, plena y lograda sin interferencias ajenas al lenguaje de los puños. El lenguaje que debía hablar más claro que nunca en lo que sería "la hora de la verdad". Y todo eso aconteció de la manera pensada. De una manera vislumbrada casi colectivamente.


"La batalla" es candidata firme -casi un número puesto- al prestigioso laudo de FOTY (Fight of the Year) de la Revista Ring Magazine. Pero careció de uno de los condimento más preciados con que se sazonan todas esas páginas: la conmoción de la sorpresa, la impronta de lo imprevisto. Es probable que sea más propicio asociar este CLASICO con otras páginas igualmente trascendentes en esta noble ciencia. Esta pelea significa una bisagra en el tiempo de algunos de los más grandes campeones que han transitado por la categoría de los welters. Floyd Mayweather, Oscar de la Hoya, Shane Mosley son algunas de las lápidas que parecen quedar selladas para siempre en los anales de la historia. Ahora es Tiempo de Tony Margarito. Lo que ocurra de aquí en más ha de llegar forzozamente por la puerta del futuro y no por la del brillante sendero de antaño.



______________________