miércoles, julio 01, 2009

Alexis Argüello, un campeón eterno

ALEXIS ARGÜELLO
el flaco más querido


http://www.blogcdn.com/www.fanaticos.com/media/2009/07/arg-fan-010709.jpg

Nicaragua ha perdido a su deportista más querido. A su héroe nacional. Pocas actividades como el deporte del boxeo, logran producir el efecto magnificador de las virtudes humanas de los simples seres mortales al punto de divinizarlos en vida. Argüello, a la vista de las innumerables imperfecciones de su vida y de su naturaleza común, de hombre, era casi un semi-Dios entre los suyos. Su obra es la explicación sucinta de ese misterio. 
09.09.1983 - Caesar Palace de Las Vegas 
Alexis Argüello v Aaron Pryor II


La noticia.

Los gritos de "¡Alexis, Alexis!" han quebrado el aire de Managua este día miércoles 1° de julio en que el MUNDO amaneció con la amarga noticia de la trágica desaparición física del multicampeón nicaragüense.

Latinoamérica llora al que fue en vida, uno de los 5 campeones mundiales de boxeo más grandes y gloriosos de su historia.

El Rey del Boxeo, como lo llamaban sus paisanos, Alexis Argüello Bohórquez, acabó con su propia vida de un disparo al corazón esta madrugada, en su propio domicilio, cerca de las 01:40 hora local, tal como lo consigna la escueta información a una radio oficial nicaragüense, hecha por la primera dama, Rosario Murillo, portavoz del gobierno del presidente Ariel Ortega cerca de las 07:00 de esta mañana. Hay a estas alturas, disparidad de versiones sobre las reales causas de su deceso. El mismo FSLN queda en el centro de las sospechas. En principio se tejen dudas sobre su incomprensible "traslado de urgencia" a una clínica, solo para declarar su fallecimiento, removiendo a su cadáver del lugar en donde lo hallaron y privando a la intervención forense de las consabidas pruebas de pólvora en sus manos, ubicación del arma con relación al disparo, posición de su cuerpo, etcétera, contaminando la fáctibilidad de confirmación para casi toda la evidencia que hoy se declaran.

Alexis Argüello vs Púas Olivares


No obstante, no era la primera vez que intentaba suicidarse. Apremiado por los excesos y el consumo de drogas -luego de su retiro deportivo- ya había tenido dos intentos previos de los cuales se había repuesto con la ayuda de su familia.

Su vida pública:

Desde antes de su salida de los rings, en 1995, mantenía una intermitente relación con la vida política de su país, siendo hace muchos años teniente honorífico de la Guardia Nacional de Somoza. En 1975 participó montado a caballo en una manifestación del somocismo en Estelí, al Norte del país, incluso en los ochenta combatió brevemente junto a los Contras. En 1990 el gobierno revolucionario le confiscó los bienes ganados en su vida boxística, situación que lo empujó a un período de exilio en los Estados Unidos. En 1994 había jurado que no volvería a mezclarse nunca más en su vida con las cosa pública, "Que me escupan la cara si lo hago" manifestó por entonces. Pero en el 2001 manifestó su apoyo al Frente Sandinista (FSLN) con quien se reconcilió "en aras del bien nacional" y para 2004 se convirtió en vicealcalde de Managua . Por el inmenso e incondicional cariño de su gente el mismo FSNL lo propuso para Alcalde en las elecciones del 2008 y contra algunos cuestionamientos de fraude que se levantaron entonces, fue confirmado ganador por el Consejo Supremo Electoral. Estuvo cinco meses en ese cargo.

http://2.bp.blogspot.com/_sWDHVTx57uQ/SR0Xa2r3LGI/AAAAAAAAAJM/MZaayXzCOD0/s400/Alexis.jpg

Había nacido en Managua un 19 de Abril de 1952 en el barrio Monzeñor Lezcano, en el seno de una familia humilde. No pudo completar sus estudios y debutó profesionalmente en el boxeo a los 16 años. Llegó a ser 3 veces campeón del mundo. Pero mucho más que eso, llegó a ser ídolo popular, ejemplo de conducta deportiva, de rectitud e integridad competitiva, fue uno de esos campeones que no necesitó ser "llamado" a enfrentarse con los mejores de su tiempo. Que siendo campeón indiscutido de los ligeros comprendió que su desafío estaba, no solamente 3,5 kilos por encima de su peso, sino en un "mandato" de su orgullo, y por eso cuando subió de categoría para medirse en superligeros con Aaron Pryor, era consciente de estar enfrentando, en un peso que no era el suyo, a una leyenda que había triturado a otra leyenda (Antonio Cervantes) y no esperó para ello ninguna invitación. Así y todo, habiendo estado muy cerca de consumar la hazaña de ganar en su primera pelea, quedó integrado a la historia grande del boxeo que lo reconoció posteriormente, en su brillante estatura de campeón, ingresándolo al Salón de la Fama.



Realizó 90 peleas profesionales, obtuvo 82 victorias con 65 nocauts y perdió las 8 restantes, recibiendo 4 caídas antes del límite. Fue campeón mundial pluma de la AMB (1974/1977) al derrotar a Ruben Olivares y dejó vacante ese fajín para concretar el título superpluma del CMB (1978/1980) venciendo a Alfredo Escalera. Posteriormente subió a ligeros y se consagró titular ecuménico por el CMB y The Ring -Magazine- (1981/1983) tomando ese cinturón de manos de Jim Watt. Luchó en en un tiempo de peleas a 15 rounds sin haber necesitado concluir la totalidad de esas vueltas más que en 3 oportunidades. Fue vencedor de notables casi más que ninguno en la historia, además de los mencionados venció a Rafael Limon, Bobby Chacon, Ruben Castillo, Rolando Navarrete, Cornelius Boza Edwards, Jose Luis Ramirez, Ray Mancini, Roberto Elizondo, Andrew Ganigan, Kevin Rooney y Billy Costello. Casi todos ellos en el momento de sus primes. Sus dos caídas con Aaron Pryor fueron, como ya señalaba, buscando su propio techo. Con la mayor de la vergüenza y empeño.

Debutó siendo noqueado en el primer round por un hombre que nunca más disputó otra pelea profesional. El continuó otros 27 años y llegó al final de ese camino en perfectas condiciones de salud y fortuna. Capturó las metas y el reconocimiento más grandes a los que pueda aspirar un deportista cabal.

Su estirpe de campeón:

Fue un boxeador exquisito, refinado, elegante, preciso, dotado de un enorme arsenal de movimientos ofensivos y de pegada taladrante. Era espigado, atlético y manejaba el jab con velocidad eléctrica. Sus ganchos al cuerpo marcan al tope de cualquier clasífica de excelencia. Y sus cojones enormes lo llevan hasta la cima de la adoración universal. El Flaco Explosivo no tenía detractores del boxeo, porque fue el tipo de peleador con fuego sagrado y abrumadoras dotes de clase y jerarquía "boxística".




Que descanse en paz y con la misma gloria que cosechó en vida.


VIN



No hay comentarios: