domingo, abril 25, 2010

sábado, julio 11, 2009

Gatti-dammerung

Gotterdammerung
Adiós al Guerrero
G A T T I

http://img37.imageshack.us/img37/7235/gatti4.jpg

"No Puede Ser"

Estoy consternado. Todavía no lo puedo creer. "No puede ser" -según Ernesto Sábato-, esa es la expresión que iguala e identifica a las almas humanas delante de todas las fatalidades. Y es lo primero que se me ocurre pensar delante de la incredulidad que me produce la noticia de la muerte de Arturo Gatti, en este oscuro suceso de Brasil. Por un lado uno debe resignarse a aceptar siempre la finitud de la vida humana, esa misma vida humana cuya intensidad consagran religiosamente todas las buenas peleas de boxeo.

Por otro lado, la perennidad y la longevidad más próspera y dichosa, es uno de esos buenos deseos que yo hubiese reservado siempre, y únicamente, para regalarlo desde lo más profundo de mi corazón a seres como este guerrero imbatible. Porque para mí, la entereza y la rabia que comandan la fuerza de la voluntad interior, que a su vez manda sobre la cabeza y los músculos, nunca puede ser derrotada por nocaut. Y esa esencia de testiculina, es lo que más abundaba en el torrente sanguíneo de este inmenso personaje.

http://img198.imageshack.us/img198/5844/gatti2.jpg

Jamás podría hablar de Arturo Gatti como de una persona distante, a la que uno busca recordar y capturar a través de un record, de un título o de una anécdota. Se trata de uno de las figuras deportivas con las que, más he llegado a enamorarme del boxeo, más a crispar los nervios y a vivir los puntos más altos de tensión emotiva que se puedan experimentar con la contemplación competitiva, y de las que no tengo más que eterno agradecimiento para con él.

Gatti es sinónimo de entrega deportiva absoluta. De consagración reiterada a la máxima capacidad de volcar el resto físico que uno prepara en un gimnasio. Esa es una de las páginas de gloria que no son frecuentemente escritas en las crónicas de boxeo. Por supuesto que uno siempre debe prepararse al 100% cuando practica boxeo. Eso lo sabe cualquiera. El problema está en tener la capacidad de decidir arriba del ring, en medio de la más brutal de las refriegas, que uno puede y va a exigirse, esforzarse, empeñarse y desvivirse por sacar de adentro del dolor y del cansancio, y desde el fondo de toda esa preparación, el 100% de lo que puede ser sacado y volcarlo para "el hambre de esa caldera" adonde se mide la fuerza de la voluntad de cada uno. Esa es la excelencia más costosa, la más boxística de todas, de la que solo pueden dar cuenta un puñado muy exiguo de campeones del ring, y de los cuales Arturo Gatti era uno de los principales.


Arturo Gatti vs Micky Ward (1)

Aprendí a querer a Arturo Gatti, o por caso a Roberto Durán, a Bobby Chacon, o a Micky Ward, viendo la manera en que estos peleadores de nuestra era subían al ring con la resolución y modales que hubieran puesto en retroceso a sus pares de cualquier otra época histórica. Todos ellos podían perder circunstancialmente, cualquier día, pero como nunca concibieron la profesión en términos de estar arriba, "como fuera," sino en el sentido de probarle al público y probarse ellos, que nada les podía desalentar ni apartar de la senda de subida, entonces fueron imbatiblemente ganadores.

Ahora, luego de la violenta salida de escena de Alexis Argüello hace pocos días, ya podemos decir que este mes de julio va a ser tenido como uno de los más funestos y peores en mucho tiempo.


"El Trueno" volvió al cielo, el lugar al que perteneció siempre. El Ocaso de los Dioses del boxeo es mucho más oscuro desde este día.


http://img30.imageshack.us/img30/9262/gatti1.jpg









sábado, julio 04, 2009

Boxinitsprime y la vigencia del recuerdo


http://img87.imageshack.us/img87/4665/boxinitsprime.png


http://img34.imageshack.us/img34/7574/boxinitsprime2.png es una integración de cuatro palabras, BOXING-IN-ITS-PRIME (El boxeo en su esplendor). Creo que son el mejor resumen y el enfoque más enriquecedor de todo aquello que nos ofrece el boxeo: por un lado, eso que remite a la connotación deportiva, lo cual busca reunir en un mismo conjunto a los espectáculos de primera o de elite. Por otro lado, aquello que el boxeo posee de apreciación estética y que remite por lo tanto, a un sentido superior.

En ambos casos, la temática es el boxeo a través de imágenes integradas con y sin el efecto de movimiento y sonido. Y todo eso, integrado con un criterio de preferencia por las expresiones sobresalientes, es decir, aquellas tomadas en su mejor momento competitivo y por lo tanto, en todo el apogeo de su arte.

Guardar, honrar y proteger la vigencia y el recuerdo de lo mejor del boxeo es una tarea necesaria.

Si bien el boxeo de nuestro medio está pasando por un tiempo de crisis, no es justo concluir que esa declinación en las preferencias populares se deba a la escasa actividad. La actividad está a pleno y en repunte. Tampoco a la ausencia de valores. Siguen surgiendo valores de nivel competitivo y talento suficiente para grandes cosas. No es la pobreza de jerarquía en los competidores, ni en la infraestructura.

Tampoco es exclusivamente culpa de los medios. El olvido de los medios para con el boxeo de hoy, no es más que la consecuencia inmediata de nuestra desmemoria para con el boxeo de ayer. El olvido lo tenemos todos. Lo padecemos todos. Como pueblo, quedamos achatados en la mediocridad, porque nos encaminamos por error a la conclusión de que vivimos en una crisis eterna. Que nunca existió lo mismo que estamos anhelando. Y privarnos de recalar en el pasado glorioso es una enorme injusticia para con una prolífica hilera de baluartes y ejemplos, surgidos del mismo seno del pueblo en crisis, que es el caldo de cultivo más fértil para el boxeo.

El boxeo no es hijo de la pobreza. Pero es indudable que los componentes de la postergación económica, el ansia de reivindicación y la rabia rebelde contra las injusticias sociales, encuentra siempre en el boxeo un conducto catártico y de salida, para revertir el sentido destructivo que pueda brotar de esas fuerzas y colocarlo al servicio de una actividad disciplinadora de los hábitos, positiva y constructiva en pos social e individual.

En la Argentina, si lo midiéramos en proporción a sus seguidores o a sus practicantes, ninguna otra actividad deportiva ha tenido mayor éxito internacional que el boxeo. El viejo y querido boxeo argentino, a pesar de todas sus crisis, es todavía hoy un gigante adormecido capáz de levantarse y volver a caminar sobre la historia. Falta que entre todos le demos una mano. Recordándolo en los días de sus mejores fuerzas y esplendores.

Como seguramente también les pasa a ustedes, yo adhiero con suma pasión, convicción y también con mucho afecto, a un boxeo lindo y de todos los tiempos.

Apenas me impongo esas dos precondiciones. Me gusta mucho ver boxeo y me estimula revivir películas de grandes maestros y grandes momentos del boxeo, buscando atrapar siempre una atemporalidad en el fenómeno. Creo que el boxeo lindo y de todos los tiempos, no tiene que ser, ni solo Argentino, ni solo extranjero, ni solo de ayer, ni de hoy; sino uno de siempre. Uno que todavía pueda continuar escribiéndose. Uno que podamos encontrar en los logros y horas de gloria por venir.

Aun después de muchos años, yo encuentro un disfrute integral viendo ese boxeo. Lo encuentro a través del simple entretenimiento; en la nostalgia sana; en la energía de gozar la plasticidad atlética que exhalan las peleas; en la fuerza del apasionamiento delante de lo que es la expresión extrema, la que fluye de lo que generan las dimensiones física y espiritual del hombre cuando son libradas al límite que le imponen la resistencias a la dureza infligida y el auxilio de la fe ciega en si mismas.

Mirar grandes peleas de boxeo me resulta un placer puro, intenso y mucho más que visual, es siempre algo estremecedor de la emoción y en cierto sentido, para los aficionados compulsivos como quien escribe, es incomparable.

Sin embargo y hablando en otro sentido, debo decir también, que no me gustan tanto las peleas desparejas, sucias, accidentadas, deslucidas con choques de cabezas, golpes arteros, peleas que terminan interrumpidas por los médicos, frustradas por los escándalos o por situaciones extradeportivas; y que aveces son más de las que uno quisiera que ocurran. No me gustan las peleas arruinadas por algún motivo que tenga que ver con el descontrol en la faz organizativa. Tampoco me agradan los peleas donde alguien se lastima feo, queda tirado semiconsciente, o resulta retirado en camilla, con oxígeno, o queda en estado de coma, o mucho menos cuando alguien muere. No me va en gracia la sangre y menos como condimento de un espectáculo que por principio debería ser limpio. Tampoco me espanta, porque creo que tengo una ponderación bastante paciente hasta convencerme de que una pelea con alguien lastimado "se arruinó". Ahí es cuando me reconforta saber que no me produce ningún goce subjetivo ver a (un boxeador muy lastimado que sigue por) la fuerza de la voluntad "envalentonada" y embarrada en un combate desigual, a cualquier costo, incluso cuando se sigue para adelante con la cara desfigurada, sosteniéndose solo por el deseo (no ya voluntad) antideportivo, de renegar de la derrota consumada. Todo eso afea, para mi gusto.




Sea por valor deportivo o por accidente, considero que es central en el boxeo saber y aceptar que cuando una pelea terminó: "terminó". Para el que boxea y para el que mira boxeo. No me gusta ver boxeadores que ya han perdido y siguen arriesgando la vida, solo por la aberrante terquedad de ocultar la impotencia o no admitir la inferioridad que deriva de un corte o una lesión. En boxeo hay que ganar, en lo posible, con claridad y con armas limpias. Y se debe aceptar la derrota, sin melodramas, cuando se es superado en esos mismos términos.

Ya he opinado en otra oportunidad, que el boxeo no es como las carreras de caballos, en donde aveces se gana "por una cabeza". El espíritu deportivo del boxeo está más emparentado con otros deportes de "caballeros" más que de caballos, como por ejemplo la esgrima o las rudas justas de los gladiadores de la antigüedad. En el boxeo es dable y natural ganar o perder. El empate, o la victoria "finita" son siempre odiosos y parecen ajenos a la naturaleza de este deporte.

Por último, tratando de caminar en dirección del deporte grande que todos queremos hacer, los boxeadores deberían recordar siempre que son deportistas y no seres malvados y perversos que gozan con la violencia y con el sufrimiento propio o ajeno. Y este no es un valor aislado, es el razgo pugilístico distintivo y uno esencialmente caro al boxeo-deporte. Porque instintivamente, quien es verdaderamente boxeador debe manejar absoluto auto-control para administrar su violencia, incluso cuando coloca esa violencia deportiva en violenta contradicción con sus sentimientos personales, convicciones, deseos, temores o intereses.

El boxeador que honra a su profesión y disciplina, no es el que castiga al rival desalmadamente y desde un odio visceral, como tampoco el que deserta de la búsqueda de la victoria por cuestiones de sensibilidad o tendencia humana y sale a "empatar" o a "perdonar la vida". Detesto y de verdad me impacienta, ver la pasividad de los peleadores que pueden convivir con la posibilidad de consumar un nocaut. El nocaut no es un elemento marginal u optativo del boxeo. Desde mi punto de vista, y el de muchos con los que converso a diario, es el Leit Motiv del boxeo, y las peleas de boxeo deberían entenderse como búsqueda permanente del nocaut.

Por eso, cuando el nocaut no aparece en el horizonte el boxeo deriva hacia otras rarezas "artificiales" y probablemente pintorescas, pero desnaturalizadas. Y apor eso mismo, cuando el nocaut llega al punto de su maduración, debe concretarse y el boxeador está obligado a concretarlo. Soslayar la importancia del nocaut, termina siendo una experiencia frustrante y que decepciona siempre.

Yo tengo mucha apatía para referirme a peleas (incluso aquellas muy publicitadas) entre mediocres, o de relleno, entre principiantes, con demasiada veteranía o demasiadas mañas; no me gusta ver obesos en el ring o tirapiedras sin la menor idea de la historia, del sudor, incluso de las desgracias que los anteceden en esta actividad.

Ser boxeador será siempre algo muy especial y vocacional. Eso no va a cambiar nunca, por más que el boxeo de marca tradicional se deje contaminar por los artificios del show que todo lo fagocita, desde el deporte hasta la tradición.

Entendiendo que existen múltiples maneras de practicar el boxeo; quizas haya tantas manifestaciones como número de peleadores. Hay determinados perfiles de ortodoxia, o de eclectisismo; aveces uno puede encasillar lo que está viendo y otras no; aveces se tendrá convencimiento de que lo que se ve, no pertenece a nigún estilo y simplemente se sale de molde; yo no tengo prejuicios por estilos en especial. Encuentro ídolos y pugilistas admirables en todo el espectro de los sabores. Pero en todos los casos, trátese de estilo o de la características de boxeo que se prefiera tomar, desde el paladar específico de cada uno, creo en una sola fe, y esa fe es la de la época del esplendor, que va más allá de los idiomas y de los ropajes del tecnicismo, y es en la que todos nos podemos poner de acuerdo. Me gustan los boxeadores que dignifican al boxeo, ganen o pierdan. Me gusta un boxeo en todo su esplendor.

Sobre gustos nunca se escribirá una última palabra. Reconozco que es frecuente enrolar la propia visión de lo que denominamos "boxeo" en excesiva cercanía a algún gran artífice de lo particular. Eso lleva ciertas veces a inhibir innecesariamente la percepción global, de otras múltiples maravillas que suceden arriba de un ring.

Pido disculpas por mis parcialidades y espero que, al final del día, se pueda coincidir en que la mejor manera de disfrutar el boxeo es paladeándolo primero por sus mejores momentos. Para sacar lo mejor de lo mejor, "hay que ir al prime (a la primavera)" de cada estilo, de cada expresión, de cada época.

Felices 100k! Gracias por continuar ahí haciendo el aguante, y vayamos siempre para adelante, con inteligencia, que entre todos hay que poner al boxeo otra vez en pelea.

Un abrazo a todos.


VIN


miércoles, julio 01, 2009

Alexis Argüello, un campeón eterno

ALEXIS ARGÜELLO
el flaco más querido


http://www.blogcdn.com/www.fanaticos.com/media/2009/07/arg-fan-010709.jpg

Nicaragua ha perdido a su deportista más querido. A su héroe nacional. Pocas actividades como el deporte del boxeo, logran producir el efecto magnificador de las virtudes humanas de los simples seres mortales al punto de divinizarlos en vida. Argüello, a la vista de las innumerables imperfecciones de su vida y de su naturaleza común, de hombre, era casi un semi-Dios entre los suyos. Su obra es la explicación sucinta de ese misterio. 
09.09.1983 - Caesar Palace de Las Vegas 
Alexis Argüello v Aaron Pryor II


La noticia.

Los gritos de "¡Alexis, Alexis!" han quebrado el aire de Managua este día miércoles 1° de julio en que el MUNDO amaneció con la amarga noticia de la trágica desaparición física del multicampeón nicaragüense.

Latinoamérica llora al que fue en vida, uno de los 5 campeones mundiales de boxeo más grandes y gloriosos de su historia.

El Rey del Boxeo, como lo llamaban sus paisanos, Alexis Argüello Bohórquez, acabó con su propia vida de un disparo al corazón esta madrugada, en su propio domicilio, cerca de las 01:40 hora local, tal como lo consigna la escueta información a una radio oficial nicaragüense, hecha por la primera dama, Rosario Murillo, portavoz del gobierno del presidente Ariel Ortega cerca de las 07:00 de esta mañana. Hay a estas alturas, disparidad de versiones sobre las reales causas de su deceso. El mismo FSLN queda en el centro de las sospechas. En principio se tejen dudas sobre su incomprensible "traslado de urgencia" a una clínica, solo para declarar su fallecimiento, removiendo a su cadáver del lugar en donde lo hallaron y privando a la intervención forense de las consabidas pruebas de pólvora en sus manos, ubicación del arma con relación al disparo, posición de su cuerpo, etcétera, contaminando la fáctibilidad de confirmación para casi toda la evidencia que hoy se declaran.

Alexis Argüello vs Púas Olivares


No obstante, no era la primera vez que intentaba suicidarse. Apremiado por los excesos y el consumo de drogas -luego de su retiro deportivo- ya había tenido dos intentos previos de los cuales se había repuesto con la ayuda de su familia.

Su vida pública:

Desde antes de su salida de los rings, en 1995, mantenía una intermitente relación con la vida política de su país, siendo hace muchos años teniente honorífico de la Guardia Nacional de Somoza. En 1975 participó montado a caballo en una manifestación del somocismo en Estelí, al Norte del país, incluso en los ochenta combatió brevemente junto a los Contras. En 1990 el gobierno revolucionario le confiscó los bienes ganados en su vida boxística, situación que lo empujó a un período de exilio en los Estados Unidos. En 1994 había jurado que no volvería a mezclarse nunca más en su vida con las cosa pública, "Que me escupan la cara si lo hago" manifestó por entonces. Pero en el 2001 manifestó su apoyo al Frente Sandinista (FSLN) con quien se reconcilió "en aras del bien nacional" y para 2004 se convirtió en vicealcalde de Managua . Por el inmenso e incondicional cariño de su gente el mismo FSNL lo propuso para Alcalde en las elecciones del 2008 y contra algunos cuestionamientos de fraude que se levantaron entonces, fue confirmado ganador por el Consejo Supremo Electoral. Estuvo cinco meses en ese cargo.

http://2.bp.blogspot.com/_sWDHVTx57uQ/SR0Xa2r3LGI/AAAAAAAAAJM/MZaayXzCOD0/s400/Alexis.jpg

Había nacido en Managua un 19 de Abril de 1952 en el barrio Monzeñor Lezcano, en el seno de una familia humilde. No pudo completar sus estudios y debutó profesionalmente en el boxeo a los 16 años. Llegó a ser 3 veces campeón del mundo. Pero mucho más que eso, llegó a ser ídolo popular, ejemplo de conducta deportiva, de rectitud e integridad competitiva, fue uno de esos campeones que no necesitó ser "llamado" a enfrentarse con los mejores de su tiempo. Que siendo campeón indiscutido de los ligeros comprendió que su desafío estaba, no solamente 3,5 kilos por encima de su peso, sino en un "mandato" de su orgullo, y por eso cuando subió de categoría para medirse en superligeros con Aaron Pryor, era consciente de estar enfrentando, en un peso que no era el suyo, a una leyenda que había triturado a otra leyenda (Antonio Cervantes) y no esperó para ello ninguna invitación. Así y todo, habiendo estado muy cerca de consumar la hazaña de ganar en su primera pelea, quedó integrado a la historia grande del boxeo que lo reconoció posteriormente, en su brillante estatura de campeón, ingresándolo al Salón de la Fama.



Realizó 90 peleas profesionales, obtuvo 82 victorias con 65 nocauts y perdió las 8 restantes, recibiendo 4 caídas antes del límite. Fue campeón mundial pluma de la AMB (1974/1977) al derrotar a Ruben Olivares y dejó vacante ese fajín para concretar el título superpluma del CMB (1978/1980) venciendo a Alfredo Escalera. Posteriormente subió a ligeros y se consagró titular ecuménico por el CMB y The Ring -Magazine- (1981/1983) tomando ese cinturón de manos de Jim Watt. Luchó en en un tiempo de peleas a 15 rounds sin haber necesitado concluir la totalidad de esas vueltas más que en 3 oportunidades. Fue vencedor de notables casi más que ninguno en la historia, además de los mencionados venció a Rafael Limon, Bobby Chacon, Ruben Castillo, Rolando Navarrete, Cornelius Boza Edwards, Jose Luis Ramirez, Ray Mancini, Roberto Elizondo, Andrew Ganigan, Kevin Rooney y Billy Costello. Casi todos ellos en el momento de sus primes. Sus dos caídas con Aaron Pryor fueron, como ya señalaba, buscando su propio techo. Con la mayor de la vergüenza y empeño.

Debutó siendo noqueado en el primer round por un hombre que nunca más disputó otra pelea profesional. El continuó otros 27 años y llegó al final de ese camino en perfectas condiciones de salud y fortuna. Capturó las metas y el reconocimiento más grandes a los que pueda aspirar un deportista cabal.

Su estirpe de campeón:

Fue un boxeador exquisito, refinado, elegante, preciso, dotado de un enorme arsenal de movimientos ofensivos y de pegada taladrante. Era espigado, atlético y manejaba el jab con velocidad eléctrica. Sus ganchos al cuerpo marcan al tope de cualquier clasífica de excelencia. Y sus cojones enormes lo llevan hasta la cima de la adoración universal. El Flaco Explosivo no tenía detractores del boxeo, porque fue el tipo de peleador con fuego sagrado y abrumadoras dotes de clase y jerarquía "boxística".




Que descanse en paz y con la misma gloria que cosechó en vida.


VIN



domingo, junio 28, 2009

Maidana, campeón mundial en super batalla

MARCOS MAIDANA
se consagró campeón mundial
superligero interino de la
Asociación Mundial de Boxeo



http://img8.imageshack.us/img8/7605/chinosch.jpg

El anunciador oficial de Boxing After Dark, Lupe Contreras, lo latiga siempre como su slogan de marca registrada. Pero esta vez y dado los antecedentes, cabía tomarlo literalmente: se trataba de ver quien era el "más macho" y no había mucha cabida para arribar a otras mayores conclusiones al cabo de este pleito. Porque si bien estaba formalmente pactado a doce rounds, como toda contienda oficial por título del mundo, en todos los pronósticos periodísticos cabía suponer que no se exigiría ni la tensión ni la atención de los espectadores por la totalidad de ese lapso.


Si bien hay algunas pequeñas diferencias entre Marcos Maidana y Victor Ortíz que convendría apuntar en cualquier comentario previo, por tratarse de elementos de juicio que podrían tener algún peso en la forma que muchas veces se dirimen las cuentas fuera del ring, acá no había otra expectación que la de aguardar que el tronar de los puños enguantados explotando sobre la piel, y nada más que eso, fuera el único asunto de peso a tener en cuenta. Nada de cosas raras preocupaba a nadie. Desde el inicio se sabía que esta pelea sería algo muy dife rente a aquella primera oportunidad desaprovechada por Maidana ante el titular Andriy Kotelnik, en febrero de este mismo año. HBO/Golden Boy no son tan iguales a Universal Promotions como se pueda suponer.





Victor Ortíz es oriundo de Kansas, pero tiene su residencia en la ciudad californiana de Oxnard y se sabía que en el Staples Center de L.A. sería local en forma absoluta. Dado que representa el gusto, la estirpe y el estilo de célebres peleadores del sur de california, se sabía de antemano que el público estaría volcado abrumadoramentre en su favor y, aunque nunca llegara a necesitarlo, la presencia tutelar de Golden Boy Promotions -su actual manejador- en el auspicio central de cartelera y la mano (o las influencias) del mismo ODLH en la constatación del plantel de supervisores, auxiliares de ring, referee, jurados, oficiales y médicos propuestos por la Comisión Atlética del Estado de California, daba al zurdo apodado "Vicious" (que en el contexto del boxeo significaría algo así como "despiadado") la sensación de una grata cobertura general de localía. No era para menos, Ortíz constituía la máxima de todas las promesas impulsadas por GBP.


Pero para el argentino oriundo de Margarita (Santa Fe), no era esa clase de localía de temer. Además, como se viene conformando el roster de los diversos aspirantes a grandes cosas entre los superligeros mundialistas, tanto para Ortíz como para Maidana, superar el escollo recíproco era un paso obligado y crucial para seguir adelante en las auspiciosas carreras de quienes, a juicio de los promotores y amplios sectores de la prensa americana, son los jóvenes más prominentes de la categoría a nivel mundial.


Y realmente se trata de dos boxeadores idealmente equilibrados en un mismo plano de equidistancia en las principales y más letales de todas sus virtudes: la velocidad de movimientos y el poder de pegada brutal.
A priori también, cabía suponer que esta cruda batalla por ser el más macho, abrigaba para ambos una oportunidad única y preciosa de calar hondo y de movida, entre los favoritismos de la afición más frugal del planeta en lo que a consumo de pago por evento (PPV) se refiere. Hoy en día, un favoritismos asentado dentro de ciertas capas de predilección deportiva que tienen los televidentes americanos, es sinónimo de bolsas y promocionamiento descomunales. Y Ortíz llegaba hasta el humbral de este combate con todas las apariencias de convertirse en niño mimado de las multitudes que más cuentan. No menos Maidana, porque este era su debut en America del Norte y sus apenas conocidas credenciales de salvaje batallador podían presentarse, a través de la ventana mayor de HBO BAD, con la mayor de todas las estridencias.
Un choque de crudeza y potencias, de velocidad y explosión, de parte de dos peleadores cuya dinámica es ir al grano sin ninguna pérdida de tiempo, que auguraba abundancia de power pounches, roces asfixiantes, cortaduras, caídas, hinchazones de pómulos, caras enrojecidas y mucha, mucha vehemencia y adrenalina. Mucha más arriba que abajo del ring, pero bien que en ambos lados. "Duelo de machos," o de lo que se entiende por tales en esta cruda profesión.

Y todo eso es lo que "machomenos" ocurrió, luego que los dos guerreros salieron de sus respectivas esquinas para la campanada inicial. Mediaron solo 15 segundos de estudio y amagues, luego de lo cual se desató un temporal. En el torbellino que se sucedió en los siguientes instantes, quedó claro que Maidana tomaba el traje de campeador ofensivo, a la búsqueda impertérrita de meter su mano de nocaut y que velando por el primer error del santafesino, Ortíz prefería las armas del contra-golpeador acusando casi similar impaciencia por conectar sus misiles.
Una fugáz toma de consciencia por el lugar donde se disputaba la riña (la casa de los Lakers, recientes campeones de la NBA), la atención por los millones de televidentes a través de las conexiones de cable o internet, la noción de no ir a matarse o a definir tan tempranamente, sin precalentar un poco al menos, o el respeto mutuo a la fortaleza de los primeros golpes sentidos en vivo y en directo, los hizo retraer y desacelerar el curso inicial de las acciones, para tomar precauciones defensivas más radicales antes de entrar al festival de tortazos.
No demoró en llegar el sonido de los guantazos explotados de pleno y el bullicio de los presentes que no disimulaban el estupor ante aquél show sabido, y por el que habían pagado sus costosas localidades. Al despunte de las acciones, el californiano mantuvo la serenidad y aprovechó la mayor impaciencia de Maidana para captar una suerte de media distancia estilística o una cercanía pegajosa. A la mitad del round, aprovechó el primer claro que tuvo y lo llevó al Chino contra las sogas, pasando sorpresivamente al ataque con combinaciones que abrumaron al sudamericano, quien al intentar cortar la andana con su voleado de derecha, fue anticipado con la diestra de su rival a fondo y "se le aflojaron las piernas".
Maidana fue al suelo y regresó instantáneamente, como revolviendo sus pensamientos ya que no lograba comprender de qué manera lo habían anticipado con semejante rapidéz y fuerza. Dolió esa mano y recibió la cuenta de 8 con alivio. Al continuar, hizo dos lentos pasos hacia adelante, tiró su 1-2 envenenado y lo tomó a Ortíz de pleno, en el rostro, viniendo con las manos bajas, para dejarlo redondo en el piso, ante el horror de la platea y del ringside. A esa altura ya se podía ver que esta contienda tenía marca de FOTY. Apenas si habían pasado 1.58" de la primera vuelta.

http://img10.imageshack.us/img10/3708/chino6.jpg

Tras oir su cuenta, Ortíz decidió que no quería recibir otra mano asi "nunca más en su vida". Extremando cuidados buscó, hasta cierta medida, contener la presión de Maidana, pero el argentino lo quería comer crudo y lo que siguió hasta el cierre fueron los pasajes más agresivos de la noche. ¡Qué peleón!.
Danny García le increpó a su pupilo en el entre round que bajaba peligrosamente las manos, mientras Victor Ortíz lo miraba preocupado a la cara, pensando seguramente en otra cosa, y casi sin oirlo. La primera puntuación de Harald Lederman no podía ser más que un 10x10.

La segunda vuelta develó aspectos más profundos de la personalidad de Ortíz. Empezó a mover las piernas, a alejarse de Maidana, a usar el jab y a tomar la iniciativa para evitar tener que defenderse. Dejaría su buen contragolpe para cuando su rival lo desbordara, pero muy temprano en la batalla, empezó a pelear con gran temor por las réplicas del Chino. Maidana se sintió más fuerte y temerario y se dejó llevar por los instintos de un perro rabioso para hacerle sentir todo el rigor.

Después de un minuto de dominio por la mayor clase de Ortíz, aterrizaron ese tipo de cross y de ganchos furiosos de los que el americano no quería escuchar hablar. Y luego de 3 de esos fierrazos consecutivos, el mismo Ortíz fue arrastrado a la pelea callejera. Ortíz cambió de nuevo, esta vez empezó a pegarse al cuerpo de Maidana y a devolver manos durísimas, Maidana buscó y buscó siempre el intercambio franco. No siempre fue bien armado defensivamente, especialmente del flanco "débil" del norteamericano (el diestro) y fue otra derecha en contra por parte de Ortíz, corta y fulminante, la que lo derribó en un flash. Maidana sintió el impacto y se levantó, caminó por el ring y volvió a arrodillarse aunque denotara con eso que estaba mal. Tras el conteo de protección, Ortíz fue por el remate jugándose de manera bravía. Intentó arrinconar al santafesino y en otro anticipo de velocidad y precisión lo mandó por segunda vez a la lona casi cuando finalizaba el round. Miguel Díaz lo esperaba preocupado en la esquina porque veía que Maidana estaba trabajando demasiado falto de espacios. Demasiado "pegado".

CompletaMarcos Maidana vs Victor Ortíz
239 Mb - avi

Ortíz salió al tercero convencido del negocio de controlar ténicamente las acciones, ya fuera desde muy lejos o desde muy cerca. Pero evitando la lucha salvaje. Maidana salió con la idea de arrancarle la cabeza. La impaciencia afloró de nuevo en el local al recibir dos terribles derechazos en la cara. El primero lo encendió de valentía para ir a jugarse otra vez en los cruces, el segundo lo hizo trastabillar y lo paralizó de terror. A partir de ahí empezó a aferrarse al cuerpo de Maidana. Ortíz se dió cuenta que no había otra manera de pelear con este rival que con arrestos salvajes. Debe haber recordado las palabras de aquellos que contaban que Maidana se había ido quedando sin fuerzas ante Kotelnik y se aferró a esa esperanza. Pero él también empezaba a dar muestras de cansancio. Como sea que fuera, el cansancio solo hizo más enrredadas las acciones y mermó la velocidad de los desplazamientos, pero cada cruce era todavía una suerte de puesta creciente, a matar o morir.
Lederman, en su tarjeta, favorecía a Ortíz con los tres rounds disputados. Sin embargo, salvo los golpes que habían derribado a Maidana en tres ocasiones, la supremacía de impactos superpotentes conectados parecía ser amplia para Maidana. El Chino volvió con sus golpes en el cuarto y casi sin percibirse lo que ocurría, se llevó el curso de la pelea hacia su propio juego. Para esta altura, la lucha se había convertido en una pulseada de golpes potentes. El ritmo de la pelea era sincopado. Tomaban un respiro en el clinch, forcejeaban, y luego volvían a los cruces furibundos. Poco a poco, el excelente movimiento de piernas de Ortíz se volvió estático. Maidana pudo alcanzarlo por primera vez al cuerpo y exhibiendo un magnífico estado atlético pudo ponerlo un par de veces contra las cuerdas. La pelea entró en un punto de quiebre y hasta Lederman accedió a otorgar, por primera vez, el round para el visitante.
En el quinto se materializó la noción de que la pelea ya no se resolvería más que a pie firme, en cualquier cruce de martillazos, pero de ninguna otra forma. Ortíz recibía golpes cada vez más abiertos y hacía intentos desesperados por volver al manejo de piernas. Ahora Maidana retrocedía dos pasos y se alejaba de la media distancia. Solo aceptaba ir a tomar cruces a fondo. Ortíz no tuvo más remedio que apostar a su velocidad, y a partir del segundo minuto debió comprobar con amargura que su rival era tanto o más velóz que el mismo. El Chino parecía tirar cada vez más fuerte. El golpe más violento de la pelea vino casi a los dos minutos, fue una izquierda de Maidana que produjo un enorme corte sobre el ojo derecho del californiano. La batalla campal que desató ese bombazo, puso de manifiesto el mayor encaje, resistencia y corazón del argentino que tomó sin inmutarse todo lo que atinó a tirar Ortíz y que manteniendo su enjundia, quebró las últimas resistencias anímicas que le quedaban al californiano. A diéz segundos de la campana llegó un derechazo anestésico del de Margarita y justo sobre el tañido del final de vuelta, otra derecha pesada y franca, de pleno, cayó a plomo sobre el rostro de Ortíz.

http://img21.imageshack.us/img21/7373/chino5.jpg

El de Oxnard estaba completamente quebrado. Pero aun peor, quizas estaba desengañado. Nunca le habían pegado de esta forma y daba la impresión de no haber imaginado nunca, que en boxeo, este tipo de cosas podía llegar a ocurrirle algún día. Salió al sexto round a comprobar que lo asaltaban dudas terribles sobre su vocación pugilística.

Desorientado y con la mente copada por los fantasmas del derrotismo, volvió a ser alcanzado por Maidana y convirtió su defensa en huida despavorida. Con su párpado derecho cortado, su pómulo derecho entumecido e inflamado, su visión desmejorada y sus pensamientos acelerados, solo pudo sostener el ataque letal de Marcos René Maidana (26-25ko-1-0) por apenas 30 segundos. Cayó derribado por un golpe a las costillas. Se reincorporó y caminó errante hacia su rincón, pero no vió a nadie a quien preguntarle algo. Después escuchó al referee Raul Caiz sr. contarle 1.,2,.3.,4.,5.. y luego preguntarle "¿estás bien hijo?" ... "¿Es todo?".. Ortíz tomó las riendas de su propio destino y desistió de seguir adentrándose, por esa senda hacia la que marchaba el adversario.

http://img8.imageshack.us/img8/3976/chino2.jpg

El abucheo de los suyos se inició tibiamente y luego de forma más airada. Ya habiendo renunciado a la pelea, fue llevado hasta su rincón para que el médico, misericordiosamente, confirmara que no podía seguir en esas condiciones. Pero la transmisión televisiva no se podía permitir ninguna misericordia y cargó inmediatamente con todas sus tintas sobre el vencido.

Acabamos de ver un momento en la carrera de un boxeador, que podría definir... su carrera. Ortíz fue tumbado, cortado y abrumado, enfrentado a un oponente que se resistió a perder... Y en un momento de debilidad... abandonó.

No es que no haya entregado un esfuerzo gallardo, Ortíz, pero en boxeo para ser un grande, se requiere que uno dé de sí mucho más que en cualquier otro deporte. Se requiere mucho más de lo que es razonable y Ortíz tomó una decisión que quizas viva para lamentar. (Max Kellermann)

El autor de esta perla pudo ser cualquiera de los comentaristas de HBO. Porque se ajusta perfectamente a los mandamientos del nuevo panem et circenses que apuntala las mayores ganacias de esa cadena multimediatica. Obviamente que con las sagas de enlatados a cargo de Antonio Tarver o Jermain Taylor, nunca podría prosperar la venta de sus productos. Ellos necesitan sangre, valentía, coraje nunca visto... aunque eso signifique aveces la muerte de alguno de sus empleados, los boxeadores.

Pero obviamente que el límite a cualquier renunciamiento deportivo, en tanto deportivo, lo impone siempre el sentido de la hidalguía deportiva, nunca la búsqueda irracional de la grandeza deportiva.

Saludemos el esfuerzo heroico de los boxeadores que se entregan de manera sobrehumana adentro de un encordado, porque equivale a saludar a la fuerza de la voluntad humana. Que habita en todos los hombres, en los débiles y en los valientes.

Pero no confundamos que quien reconoce la superioridad deportiva del contendiente y renuncia a ganar "de suerte" o por caminos ajenos al deporte, merece también ser loado por esa decisión tomada con hidalguía. Algo que aveces es más duro que aceptar el coraje.

Dios guarde a Ortíz de arrepentirse de por vida, de esa decisión de ser leal en la competición deportiva. Incluso aunque ello le signifique renunciar a ser estrella de HBO.

http://img188.imageshack.us/img188/8544/chino4.jpg


Maidana es a partir de ahora el campeón de mayor fortaleza y entereza deportiva que se aviste en el horizonte de los superligeros. La flaqueza de Kotelnik o Amir Khan, de cara a participar en alguno de los festivales de puñetazos como este que propuso el Chino ante un duro de la talla de Ortíz, le asegura un handicap de superioridad y solidez anímica sobre cualquiera.

Mientras lo disfrutamos por esta merecida consagración, que le podría granjear una amplia acogida en la afición norteamericana, que lo podría adoptar como seguro favorito ante los ases europeos, el Chino deberá incorporar más elementos tacticos-estratégicos, que le permitan desarrollar un trabajo más consistente que cargar a ciegas lanzando puñaladas mortales. En tanto,

Enormes respetos hacia este impresionante campeón que es el Chino Marcos René Maidana.


VIN



sábado, junio 13, 2009

Un prócer en el bronce del recuerdo

http://img7.imageshack.us/img7/7427/saldao1.jpg



Eternos laureles.

Horacio Agustín
"La Pantera Tucumana" Saldaño, ostenta rango de prócer en el recuerdo del boxeo argentino. Es uno de esos pocos nombres que, saltando por sobre la fama y la amplitud de los pergaminos de otros ilustres colegas, de mucha mayor alcurnia y consagración, coliga unanimidad de afectos entre la afición argentina.

Unanimidad es una palabra casi ajena al vocabulario y al sentir criollo. De ahí que dore el lustre y la validéz de sus bronces, porque Saldaño -aquél boxeador de los setenta- es uno de esos pocos apellidos que el saber prosaico reconoce al voleo en una charla de café, en una ronda de mate, en la oficina, o en la entrada a la cancha y que articula con sabia naturalidad un burrero, un kiosquero, un tachero y en general, el hombre de la calle. Cualquiera sabe hilvanar la espontánea locución que se puede formar con el simple encadenamiento de los términos "Pantera Saldaño" y "Un grande!".

Es uno de los hijos dilectos del Estadio Luna Park y consecuentemente, del corazón popular.
Quizás suene injusto no señalar que, en diferentes épocas, también hay otros nombres que están empapados de la misma rutilancia de tablón: Prada, Gatica, Luis Federico Thompson, Pascual Pérez, Cacho Laudonio, Cirilo Gil, Eduardo Lausse, Andrés Selpa, Carlos Cañete, Pedro Rimovsky, Ramón La Cruz, Abel Cachazú, Avenamar Peralta y algunos otros...

http://img32.imageshack.us/img32/556/rotationofsaldao2.jpg


Pero Saldaño fue siempre uno de los más simpáticos al gusto de la masa popular. Fue una de las máximas atracciones del Luna Park en la década del setenta. Un auténtico reventador de localidades. Y hasta un outsider del boxeo como Maradona, ha sabido declarar alguna vez que Saldaño era su boxeador favorito. Saldaño fue Campeón Total de idolatría popular, aunque fuera de eso, nunca llegó a ser campeón de nada.

Ahora y a muchos años de su retiro, valdría preguntarse con sana satisfacción: ¿para qué hubiera servido que Saldaño llegara a ser campeón de algo, alguna vez? La misma Pantera Tucumana fue quien le encontró un sentido superior al sacrificio y a la dedicación de toda su vida; al esfuerzo, al agotamiento, al rigor, de recibir y dar palizas.

Este gran tucumano entendió y demostró con humildad, que la circunstancia de estar metido en un interminable revoleo de piñas, de campana a campana, puede tener sobrada compensación en el emotivo baño de la ovación que baja, de los cuatro costados, al retirarse del ring y siempre después, en el amor inveterado de la gente.
Ese amor que no muere nunca.


Saldaño nació para ser ídolo del pueblo. Empezó a pelear desde los 13 años y siendo aún amateur, era la atracción mayor del tucumano Club Defensores de Villa Luján. Su pasaje desde el deporte "por la gracia y los honores del aplauso" al oficio estable "de vivir", se dio con la naturalidad y la gracia sorpresiva de las cosas de la vida que tienen que ser, inexorablemente.

Apenas cumplió la edad mínima se hizo rentado, porque ya cargaba una ponchada de demostraciones promisorias (47) y su nombre, de pueblo, se destacaba al tope de las carteleras. Insinuando el inconfundible sello de las celebridades en ciernes. Era welter gordito pero sacrificado. Tenía una sonrisa que desde abajo del ring, se veía gigantezca. Lo guiaba su propio decubridor, don René Castro.

Una noche típica de Saldaño en Villa Luján, allá por 1966-67, comprimía una fanaticada de 8.000 asistentes y todavía dejaba a muchos sin poder entrar.
Su ascenso en los niveles de popularidad fue avasallante. Luego de su desembarco en la gran metrópolis, en 1968, venciendo al brasileño Joao Merencio en una pelea televisada, apenas si necesitó otras tres peleas más para apoderarse del cartel más taquillero del Luna Park, en el tiempo más brillante del pugilismo de estas tierras.
Para dar una idea de lo que ocurrió con Saldaño, vayamos a los números. Debutó en el Luna Park el miércoles 15 de mayo de 1968, con un récord de 35 peleas invicto. Se presentó por televisión, poniéndolo KO al brasileño João Merencio. Se recaudaron 199.100 pesos. Una suma mediocre en una época de gran estabilidad de nuestro peso: 350 por dólar, todo el año, sin una sola variante. En un año en que, por ejemplo, se consagraría campeón mundial Nicolino Locche y en que brillaban Bonavena, La Cruz, Carlos Cañete, Gregorio Peralta, y se insinuaba Carlos Monzón... Saldaño se presentó un mes después (12 de junio) y volvió a noquear en un round. Esta vez el que cayó fue el rosariono Raúl Roldán. Pero la recaudación casi se quintuplicó: 515.500 pesos, aunque peleaba los miércoles a la noche. En la tercera pelea, un mes después, ante el brasileño Jossue de Moraes, quien abandonó en el quinto, los números crecieron geométricamente: se recaudaron 1.045.200 pesos, pese a la televisión. Y cuando el 3 de agosto debutó en sábado a la noche frente a Leonardo Peralta, se llenaron las dos tribunas, entraron unas 20.000 personas y la recaudación ascendió como un cohete desde Cabo Kennedy a ¡9.337.900 pesos! En cuatro peleas, superó la recaudación de Locche-Cachazú, arañó la de Bonavena-Carr y solo fue superada por Bonavena-Dávila (12.932.300 pesos) y Bonavena-Folley (27.215.800) . Y habría que tener en cuenta que, seguramente, las entradas para ver a ringo costaban mucho más que para ver a un novato como Saldaño.("El Sendero del Guerrero" - Las mejores entrevistas de Carlos Irusta en El Gráfico)
http://bks0.books.google.com.ar/books?id=I5gd8cg5Db8C&printsec=frontcover&img=1&zoom=5&edge=curl&sig=ACfU3U072ZFDeir-w9BMPaWOFPbnn6xlBg


Como pan y "Mantequilla"

La confrontación del máximo ídolo del boxeo porteño con el ilustre campeón mundial del peso welter, maduró por causas de la necesidad histórica de su tiempo.

Para 1974, Saldaño y Nápoles ya estaban consagrados en cada uno de sus mundos distantes. Desde finales de los sesenta, uno era la figura taquillera indiscutida a escala local, y el otro el rey divisional ecuménico de los principales organismos de entonces: la AMB y el CMB.
Nápoles había logrado su coronación en abril de 1969 ante Curtis Cokes. Luego había comenzado una racha de impecables defensas ante el mismo Coke, Emile Griffith (un Griffith que había bajado 15 libras para esta pelea, pero que ya era un histórico mediano que había peleado 3 veces con Nino Benvenuti y aun tenía por realizar sus 2 peleas durísimas con Monzón), Ernie Lopez y Pete Toro. Después tuvo un inesperado traspié ante el zurdo neoyorkino Billy Backus, en diciembre de 1970, cuando tuvo que abandonar a causa de unas cortaduras sufridas en el cuarto round de la pelea. Pero recuperó el título ante el mismo Backus, apenas seis meses después, devolviéndole las gentilezas de los cortes y del nocaut técnico en ocho rounds.
En ese segundo período de reinado, Nápoles había efectuado 6 sólidas defensas de su cetro ante la elite welter de entonces: Hedgemon Lewis, Ralph Charles, Adolph Pruitt (aquél rival de Nicolino Locche en 1970), otra vez ante Ernie Lopez, luego Roger Menetrey y finalmente Clyde Gray.
En el apogeo de su prestigio, a finales de 1973, Nápoles había tenido la soberbia de retar al legendario campeón mediano Carlos Monzón. Monzón estaba dos categorías por arriba de su peso. pero aun así, Nápoles había puesto al argentino en los aprietos de tener que optar, entre aceptar inmediatamente ese reto y por lo tanto tener que renunciar a su cetro mediano del CMB, (ya que eludiría la chance mandatoria que poseía el primer ranqueado Rodrigo Valdéz), o aplazar la respuesta a esa afrenta de "Mantequilla", al precio de zaherir su orgullo y mellar sus credenciales de indiscutido y unificado campeón.

Incluso se había comenzado a rumorear que Monzón le tenía miedo a Nápoles y esos comentarios forzaron el desenlace al dilema.
Para desgracia de Nápoles y beneplácito de Valdéz, Monzón recogió el guante del desafío y el 9 de febrero de 1974, en Puteaux (Francia), lo vapuleó de tal manera al moreno, que obligó a Angelo Dundee a retirar apresuradamente a su pupilo, luego del final del sexto round, a fin de evitar una carnicería mayor.

Esta derrota fue el mayor paso en falso de la carrera de "Mantequilla", pero a la vez, fue la simiente para la pelea con Saldaño. Nápoles y su entorno deseaban lavar la humillante caída cuanto antes y si era posible ante un argentino. En su carácter de mexicanos, el team Nápoles veía este choque como sumamente atractivo.

La pelea se pactó para el 14 de diciembre del '74 en el Palacio de los Deportes de Mexico D.F., estarían en juego los dos títulos (AMB/CMB) en poder de Nápoles.

La oportunidad, vista desde el lado argentino, se presentaba en el mejor momento de Saldaño. Para 1974, Saldaño había alcanzado el techo de su desarrollo en el ámbito local. Tenía una experiencia impresionante de 63 peleas profesionales, de las cuales la mitad eran triunfos por nocaut. Había acreditado fama de potente pegador. Sus victorias categóricas, empleaban un promedio histórico de apenas 3 rounds y medio para poner fuera de combate a los rivales. Era curtido y batallador. Como tal fue protagonista de riñas encarnizadas y aveces indecifrables para los jurados, como las que había tenido con
Leonardo Peralta, Jaime Giné o con Abel Cachazú (todos empates). Tenía otras antológicas, como las tres sostenidas con el veterano Ramón La Cruz: un empate, una derrota y un triunfo categórico por KO2.

De esas inolvidables zurras, nacería una perdurable e íntima amistad entre Saldaño y La Cruz, por la que luego de su retiro, éste último pasaría a ser el entrenador de "La Pantera" y posteriormente también el padrino y el trainer de Carolina y Poldy, las hijas y continuadoras
de la obra del gran Horacio Saldaño.

http://img268.imageshack.us/img268/8630/saldao6.jpg

En su extenso historial, Saldaño había disputado algunas peleas con extrajeros. Se contaba un par de ellas con los brasileños
Joao Merencio, como ya se mencionó, y Jossue De Moraes. Había un peruano llamado Carlos Chávez, un mexicano Ruben Vázquez Zamora, y unos norteamericanos de nombres Walter Kelly, Ronnie Harris y Vernon Mason. Ninguno de ellos había representado demasiada amenaza para Saldaño peleando en su medio local. Les había ganado a todos, salvo a Mason con quien empató en el Luna al cabo de 10 rounds.

A la vista de los antecedentes, algunos consideraban que las chances de Saldaño frente al formidable cubano-mexicano, podían imaginarse a partir de la sólida pegada, si es que se daba una guerra de palo por palo, o desde la resistencia a prolongadas biavas, si la batalla se estiraba cerca de los límites de aquellos interminables 15 rounds mundialistas de antaño.

De todas maneras, uno de los artífices de la concreción del combate, Juan Carlos Lectoure, no abrigaba ninguna exagerada confianza.

Tito sabía perfectamente de la calidad y el curriculum de "Mantequilla", por lo que andaba remiso a exponer a quien era una de las máximas estrellas de su troupe, en una dudosa aventura que intentaría torcer el curso de una suerte que parecía echada desde el vamos. Para aumentar las dudas, la mentada resistencia del tucumano había probado recientemente la hiel de un inesperado nocaut, el primero de su carrera, ante el bonaerense
Mario Omar Guillotti, (ko8).

Pero Saldaño, sentía la plenitud física de sus 25 años, y exultaba de ánimo ante la perspectiva de llegar a calzarse el cinturón de "Mantequilla", que verdaderamente fue uno de los más prestigiosos de la historia, y apuraba a todo el mundo a subirse al carro de su esperanza.

Bajo la órbita del severo control de Lecture, todo marchaba de la mejor manera posible, hasta que faltando menos de una semana para la pelea sobrevino lo peor. Guanteando con el sparring, Saldaño se sacó el hombro derecho y quedó desahuciado. Se podía pedir el aplazamiento de la pelea, pero existía riesgo de perder definitivamente esa chance. Entonces Saldaño le suplicó a Lectoure mantener en pie el combate y continuó adelante con la preparación, a medias, con una sola mano, como pudo.


Cuando salí de los vestuarios para el ring, se me saltaban las lágrimas. Sabía que no podía ganar de ninguna manera. Pensaba en mi hijo Horacio, y me mordía de bronca, de indignación, es como si a vos te tiran en una pieza con un león y la única arma que tenés es una silla. ¿Qué vas a hacer? ¿Cómo podía ganarle a Nápoles con una sola mano? Estaba infiltrado, pero apenas. Perdí con Nápoles y después me fue peor... ("El Sendero del Guerrero" - Las mejores entrevistas de Carlos Irusta en El Gráfico)


http://www.cyberboxingzone.com/images/napoles-jose-111.jpg


La caída ante Mantequilla no significó ningún trauma psicológico para el púgil argentino. Al fin de cuentas, la derrota, encajaba en todos los cálculos previos. Pero la lesión del hombro derecho lo desbarrancó a un doloroso vía crucis, y prácticamente, a su retiro de los rings.

Estuvo inactivo durante todo 1975 y los 15.000 dólares de la bolsa de "Mantequilla" se le esfumaron en el prolongado tratamiento para la recuperación. Cayó en un pozo depresivo que lo llevó a dejarse estar, hasta llegar a pesar cerca de 100 kilos. Como un ángel caído del cielo, para detener la caída libre, se cruzó en su camino el médico Roberto Cacho Paladino, cercano a Lectoure, quien literalmente lo devolvió a la vida del ring. En enero de 1976 retomó la senda de los éxitos, y a partir de allí ganó 5 peleas consecutivas.

Al margen del enorme triunfo ante la adversidad, que lo había querido tumbar luego de la lesión previa a la última pelea de 1974, su mano derecha nunca volvió a ser la misma. Ofreciendo un handicap de disminución decisivo, Saldaño continuó boxeando hasta el retiro definitivo, en 1983.

Ninguno de los notables, e impresionantes referentes de los '80 que Saldaño tuvo que "padecer" en ese tiempo, llámense
Miguel Angel Campanino, Carlos María Gimenez, Eduardo Jorge Yanni, o Nestor Uby Sacco, tuvo la medida de enfrentar a un Horacio Saldaño en completa aptitud.

Hubiera sido mucha mayor la cuota de espectáculo en la que se hubieran cocido esos manjares. El fuego de la cocción, como siempre, hubiera sido gentileza de Saldaño, ese nombre persistente al calor y de bronce.


http://img7.imageshack.us/img7/3979/saldao.jpg



domingo, mayo 24, 2009

Malvarez, sin la trampa del siempre y del jamás.

CLARO, PARA SIEMPRE !





Si jamás pudiste ver esta pelea, ya sea por edad o porque nunca la volvieron a repetir, quedate bien tranquilo, hay una fuerte explicación para todo esto. La criatura tuvo la mala luna de nacer en la segunda mitad de 1978 y el país entero fue cómplice de ese olvido. Este podría ser uno de los hijos desaparecidos del deporte. Si tenemos la vergüenza de reencontrarlo y reconocerlo, claro.







No bien el árbitro italiano Seryio Gonella hizo sonar el último silbatazo del partido final de la Copa del Mundo de 1978 entre Argentina y Holanda, en el Monumental de Nuñez esa inolvidable tarde-noche del 25 de junio de Kempes y Passarella, el pueblo Argentino se declaró a si mismo Campeón del Mundo para siempre y de tal modo se volcó masivamente a las calles a festejar que empezaba a darle la espalda, pensaría también que para siempre, a esa infame y prolongada era de los "campeones morales" y a su complejo de pueblo triste y esforzado pero perdedor.

Se aunaba al estado de ánimo general el ocultamiento que lleva siempre a cierto periodismo resultadista, a sepultar como fracasos las hazañas que jamás logran ser éxito estadístico o monetario, ya que a veces, las hazañas no se reconocen si no se disfrazan y se ponen el aroma de los únicos resultados que las confirman: el triunfo y el éxito comercial.

Déjenme decir que internamente, como argentino, jamás me sentí cómodo con la estupidéz de tirar este tipo de gesta al Manual de las Cosas que Nunca Fueron (David Lebon dixit).

Porque más allá de mi cuota de ingratitud colectiva creo que sencillamente
fue una hazaña, con todas sus nobles letras y por lo tanto deberíamos seguir recordándola asi, tal como fue. Esto es lo que hicieron hace poco en Trelew, al cumplirse los treinta años de aquél día, el año pasado. Y está perfecto, porque la sensatez madura con el paso de los años y porque ese gran boxeador que fue Juan Domingo El Mingo Malvarez se lo merece absolutamente, creo rotundamente que si.




http://img33.imageshack.us/img33/6269/lopezvmalvarez20005.jpg http://img35.imageshack.us/img35/7818/lopezvmalvarez20006.jpg http://img22.imageshack.us/img22/8154/lopezvmalvarez20007.jpg
http://img23.imageshack.us/img23/1962/lopezvmalvarez20008.jpg http://img29.imageshack.us/img29/6223/lopezvmalvarez20009.jpg http://img22.imageshack.us/img22/5955/lopezvmalvarez20010.jpg
http://img20.imageshack.us/img20/9639/lopezvmalvarez20011.jpg http://img32.imageshack.us/img32/2485/lopezvmalvarez20012.jpg http://img29.imageshack.us/img29/153/lopezvmalvarez20013.jpg



Fue una de las mayores exhibiciones de clase y de estilo técnico que hayan protagonizado los boxeadores argentinos en una pelea fuera de casa, y por un título del mundo. Se podría parrotear eternamente (incluso lo hace el artículo que les dejo debajo) con las sartas de explicaciones facilistas de siempre, recitando que los antecedentes estadísticos siempre lo pronosticaban, con la previsibilidad de las falencias defensivas que el campeón tenía siempre al comienzo de sus combates, y con el estilo de inicio lento y la posterior crudeza con que el Coloradito terminaba mostrando siempre, bla-bla-bla..., no bien entraba en el calor de la refriega. Porque siempre fue aguerrido (claro, de eso no hay duda) y noqueador, como lo publicitaba la televisión. Aunque jamás se atreva nadie a chistarlo. ¿Cómo se va a dudar de lo que te dice la TV...?


http://img32.imageshack.us/img32/1096/lopezvmalvarez20003.jpg


Pero la realidad no te muestra lo que siempre hubiera sucedido. No estaba escrito, para nada. Muestra cosas que ya habían sucedido otras veces en la carrera de Danny Lopez pero otras que no, y que por lo tanto llevan un sentido confirmatorio y también el opuesto. Porque a diferencia de la data previa, pocas veces en la carrera de López tuvo algún cazzo que ver la casualidad y hay diferencias respecto de los antecedentes. Y que de hecho nadie le hizo pasar jamás al Coloradito López, ni antes ni después, un papelón semejante al que el Mingo lo sometió en ese primer round.

La realidad que salta a la vista y aquí si que vale decir "siempre" (que uno repase muchas veces las imágenes de este combate), confirma que Malvarez le administró a Danny Lopez un curso acelerado de boxeo en tres minutos y que le ganó abrumadoramente en todos y cada uno de los escarceos y cruces que tuvieron. que lo paseó como "jamás" lo paseó nadie. Y más aún, las imágenes que son repetidas una y otra vez, reflejan en toda su amarga dimensión la "realidad" que indica que de no haber mediado una mano absolutamente fortuita, milagrosa, "salvadora" si se quiere, Lopez no podría haber vencido nunca en este combate.

Las pruebas más elocuentes de la veracidad que hay en esta temeraria afirmación (aunque ya no pueda considerarse temeraria a 31 años de los hechos) son las que aporta el "Chava" Salvador Sánchez en febrero y en junio de 1980, con las dos soberanas palizas que le propinó a López "en el patio de su casa" (Phoenix, TKO13) una y en forma inmediata (en la revancha de Las Vegas, TKO14) la otra. Y que determinaron sendos triunfos del hombre más certero, más cerebral, más prolijo, en una lucha sin cuartel que se definió, no por la potencia de una sola mano, lo cual se hubiera presentado muy favorable al norteamericano dada la duración de ambas peleas, sino por la acumulación progresiva y beneficiosa de un impresionante e inmenso cúmulo de castigo, que establece a su favor el más exacto de los dos, el mexicano, y con los mismos argumentos de la mayor solvencia técnica y estilística.

Y Malvarez parece Sal Sánchez o Sal Sánchez se parece a Malvarez arriba del ring.
Hay un dejo de parecido físico entre el Mingo de Trelew y el más grande pluma de todos los tiempos. Quizás en los movimientos, o en la altura de ambos, o en el outreach o váya a saber dónde. Pero Sal Sánchez le gana sus dos peleas al Coloradito de manera inapelable, con enormes palizas y "a lo Malvarez". Pegando de cerca, de la distancia en la que siempre se puede recibir, fuhh! esa mano estadística, esperable, sabida y que todo gran campeón debe estar dispuesto a asumir como riesgo propio de su ruda profesión, y que debe aguantar de pie, no importa. Pero en la (distancia) que solo muy contadas veces se saca la lotería de una mano quirúrgica, que explota en el punto de quiebre físico de "cualquiera" y de la forma más inesperada.

Porque cualquiera en boxeo puede ser víctima de un toque perfecto en la sien, en el mentón, en el plexo solar o en el hígado y no hay guapeza posible contra eso. Como tampoco hay nadie que pueda solo con proponérselo, ganar todas sus peleas, incluso ante rivales ampliamente superiores, aplicando ese tipo de golpes siempre.


Le voy a levantar desde acá, a 31 años, el brazo ganador a Mingo Malvarez, aplauso señoressss! Y claro, esta consagración humilde que otorga un hincha, es para siempre.


VIN
______________________



Titulo Pluma del CMB
15 de septiembre de 1978

Superdome de New Orleans, EE.UU.
Danny Lopez vs Juan Domingo Malvarez



http://img17.imageshack.us/img17/4927/lopezvmalvarez20001h.jpg

http://img33.imageshack.us/img33/6269/lopezvmalvarez20005.jpg http://img35.imageshack.us/img35/7818/lopezvmalvarez20006.jpg http://img22.imageshack.us/img22/8154/lopezvmalvarez20007.jpg
http://img23.imageshack.us/img23/1962/lopezvmalvarez20008.jpg http://img29.imageshack.us/img29/6223/lopezvmalvarez20009.jpg http://img22.imageshack.us/img22/5955/lopezvmalvarez20010.jpg
http://img20.imageshack.us/img20/9639/lopezvmalvarez20011.jpg http://img32.imageshack.us/img32/2485/lopezvmalvarez20012.jpg http://img29.imageshack.us/img29/153/lopezvmalvarez20013.jpg

http://img4.imageshack.us/img4/8527/lopezvmalvarez20002.jpg

http://img29.imageshack.us/img29/8301/lopezvmalvarez20014.jpg http://img20.imageshack.us/img20/9438/lopezvmalvarez20015.jpg http://img40.imageshack.us/img40/3406/lopezvmalvarez20016.jpg
http://img7.imageshack.us/img7/5954/lopezvmalvarez20020.jpg http://img37.imageshack.us/img37/1650/lopezvmalvarez20021.jpg http://img12.imageshack.us/img12/2541/lopezvmalvarez20022.jpg
http://img29.imageshack.us/img29/1465/lopezvmalvarez20023.jpg http://img20.imageshack.us/img20/8615/lopezvmalvarez20024.jpg http://img40.imageshack.us/img40/4927/lopezvmalvarez20025.jpg
http://img12.imageshack.us/img12/8409/lopezvmalvarez20026.jpg http://img40.imageshack.us/img40/7926/lopezvmalvarez20027.jpg http://img5.imageshack.us/img5/3456/lopezvmalvarez20028.jpg
http://img26.imageshack.us/img26/6592/lopezvmalvarez20029.jpg http://img15.imageshack.us/img15/4535/lopezvmalvarez20030.jpg http://img13.imageshack.us/img13/6568/lopezvmalvarez20031.jpg

http://img15.imageshack.us/img15/2373/lopezvmalvarez20032.jpg




http://www.maxboxing.com/Groves/Groves112105.asp


Durante el curso de la historia, cierto número de boxeadores se han ganado el mote de “peleadores de la TV”. Los hay de todas las formas, estilos y tamaños. Por ejemplo Chuck Davey era un zurdo rapidísimo, cuyas habilidades boxísticas y su indefinida racha victoriosa lo hacían atractivo para los hombres, mientras que su buena pinta y su educación universitaria lo hacían atractivo para las damas. Fajadores como Ralph “el tigre” Jones y Bob Satterfield eran la satisfacción asegurada de las multitudes y otros como Gaspar Ortega o Chico Vejar podían ser los preferidos si se buscaban peleas largas y entretenidas que permitieran mostrar un mayor número de comerciales.

Algunos de ellos llegaron a ser verdaderamente grandes – Sugar Ray Robinson, Carmen Basilio, Emile Griffith, Willie Pep, Kid Gavilan, Sandy Saddler y muchos otros convirtieron al boxeo en uno de los deportes más populares de Norteamérica durante los ’50s y ‘60s. En los años ‘70s y ‘80s, Roberto Duran, Carlos Zárate, Ray Mancini, Bobby Czyz, Frank “The Animal” Fletcher, Marvin Jonson y Matthew Saad Muhamad son los que figuran entre aquellos que dieron al boxeo muchos momentos fuertes de emoción. En los años más recientes guerreros como Arturo Gatti, Micky Ward, Ray Oliveira, Kevin Pompey y Ricky Hatton han continuado la tradición de manera muy digna.


Uno de los más grandes “peleadores de la TV” entre todos ellos, fue Danny “El Coloradito” Lopez, cuyas peleas a menudo derivaban hacia soberbios melodramas, en los que siempre se reponía de castigos recibidos en la primera parte del combate y luego de manera imprevista, lograba concretar nocauts espectaculares. A menudo ingresaba al ring vistiendo coloridos trajes indígenas en honor a la herencia materna, pero su poderoso estilo arriba del ring era mexicano puro, como lo era su padre. Sus suaves modales, su humilde personalidad aparecían en profundo contraste con la ferocidad que mostraba adentro del encordado. En una época en que las peleas eran habitualmente vistas por la ABC, NBC y CBS, el nombre de López era garantía de peleas tremendas y de altísimos encendidos.


El ejemplo más conspicuo de la leyenda de López ocurrió el 15 de septiembre de 1978, cuando defendió su título pluma del CMB contra Juan Malvarez, como pelea preliminar en la revancha entre Muhammad Ali y Leon Spinks. Más de 63.000 personas abarrotaban el Superdome para ver a Ali convertirse en el primer mortal en acceder al logro de tener tres títulos mundiales de peso pesado. Pero mientras que esperaban por la atracción principal, López les ofreció un aperitivo inolvidable.


Un López de 26 años (37-3, 35 Kos) hacía su cuarta defensa del cinturón pluma del CMB que había tomado de David “el Veneno” Kotey en su suelo natal de Ghana. López disfrutaba un exitoso 1978 en el que ya había obtenido dos nocauts de seis rounds, uno sobre Kotey el 15 de febrero, en el semifondo de Ali-Spinks I y el otro sobre el brasileño Jose De Paula el 23 de abril. Con 125 libras y media, López portaba el segundo peso más liviano de su reinado hasta entonces (ya que en la pelea contra Jose Torres del 13.09.1977 había registrado solo 125 lbs)


Malvarez (43-7-6, 22 KOs) parecía una foja en blanco, pero para los sudamericanos ya era muy familiar. La oportunidad por el título ante López constituía la décima pelea de Malvarez en 1978. La buena noticia era que estaba 8-0-1 al llegar a la pelea con López y la mala era que el empate en 10 rounds con Ramón Reyes en San Juan-Argentina, había tenido lugar hacía solo seis semanas atrás. No muchos pensaban que Malvarez pudiera ser el “elegido” para destronar a Lopez, pero las vulnerabilidades defensivas del “Coloradito” aseguraban que el argentino iba a machacar sobre eso.


Malvarez, que era el más bajo de estatura, respetuoso del poder de López salió dispuesto a imprimirle ritmo a la contienda, circulando agradablemente en ambas direcciones mientras que López lo iba siguiendo y lanzaba algunos jabs para controlar la distancia. Malvarez fue el primero que rompió las acciones con un raudo gancho y un doble jab, el segundo de los cuales aterrizó de manera violenta. El argentino explotaba su ventaja de velocidad lanzando el jab y escurriéndosele antes de que López pudiera siquiera reaccionar. El retador había encontrado un ritmo muy cómodo mientras que López con su arrancar tardío luchaba por encontrar la distancia.


A solo treinta y siete segundos de haber comenzado la pelea, los problemas de Lopez empeoraron. Una combinación de tres golpes –una derecha en directo, un gancho de izquierda y una derecha a la oreja- tumbó a López sobre su flanco derecho, desatando una marejada de estupor hacia la multitud. El “Coloradirto” que ya se había encontrado muchas veces anteriormente en esa misma situación, retomó la compostura mientras se incorporaba a la cuenta de dos y dirigía su mirada hacia el otro extremo del ring. López sacudía su cabeza en desacuerdo mientras que el árbitro italiano Marcelo Bertini le recitaba la obligatoria cuenta de ocho, pero si existía alguien calificado para manejar una situación así, esa era López. Aunque no sería sencillo.


Malvarez le acertó un gancho a la mandíbula y otra combinación de ganchos con la derecha unos segundos después. El argentino sabía bien que él no era un boxeador que noqueara, así que inteligentemente retornó a la táctica de pegar y salir, que había llevado antes a la caída. López continuó su tarea de caminar hacia Malvarez, pero sus andanadas seguían quedándose a mitad de camino de un blanco que continuamente se le cambiaba de lugar.


López intentó llevar a Malvarez hacia las cuerdas, pero el retador le metió un sólido gancho y salió girando hacia su derecha, liberándose de la trampa que le tendía López. Este colocó un directo de derecha bastante decente pero Malvarez le replicó con un uno-dos de izquierda y derecha más profundo. Malvarez estaba teniendo un primer round de ensueño, entrando y atrapando al campeón certeramente y en forma contínua una y otra vez. Lleno de confianza, Malvarez le tiró una combinación de cuatro golpes, impactando el tercero -un gancho de zurda- de manera violenta. Y luego otro combo de ganchos de izquierda y derecha se estrellaron en el mentón de López y finalmente otro gancho más, desparramó a López contra las cuerdas. López parecía a la merced de Malvarez, pero el argentino resistió la tentación de ir al intercambio con López, y se apartó hacia el centro del ring.


Recostado contra las cuerdas, Malvarez esquivó un jab de López y súbitamente le estampó una combinación de gancho de izquierda y cross de derecha que claramente conmovieron al campeón. López regresó empecinado a la caza de su rival alcanzando al escurridizo Malvarez con un ténue gancho y una derecha un poco mejor, mientras Malvarez se escabullía furtivo. El argentino culminó el mejor round que quizas haya peleado en toda su vida con una derecha-izquierda-derecha a la mandíbula de López.


"Tratá de mantenerte más cerca de él" le decía Benny Georgino a López mientras lo masajeaba furioso y le ponía vaselina a la cara sin marcas de su pupilo. "Escondé la barbilla porque te va a salir a rematar".


Malvarez empezó el segundo round en su bicicleta, buscando duplicar su éxito del primero. Falló una apertura con gancho de izquierda pero el segundo de un doble jab al cuerpo entró pesado. Un uppercut de derecha se dibujó muy cerca del rostro de López, pero el siguiente gancho de izquierda combinado con cross de derecha aterrizó justo en el blanco e hizo que el campeón trastabillara. El estadio rugió convencido de que Malvarez tenía todos los atributos para concretar un batacazo en uno de los mayores escenarios del boxeo.


El argentino también parecía estar convencido, y saltó a consolidar esa ventaja. Pero López le sacó un bombazo ante su agachada y un directo de derecha que de casualidad no dieron en el blanco. Malvarez volvió al ataque una segunda vez, marrando un pesado gancho y se retractó nuevamente. La tercera vez que el argentino se lanzó hacia adelante, López ya tenía preparada la respuesta.


"El Coloradito" sacó una tremenda derecha que hizo que Malvarez retrocediera un paso. Imprudentemente Malvarez volvió a querer meterse, esta vez detrás de uppercut derecho. Después de tirale un suave jab, López remató con un solo golpe, conmocionante, perfectamente sincronizado como el cañonazo de un howitzer, que encontró a Malvarez viniendo hacia él y que lo divorció de su consciencia. La posterior seguidilla de izquierda-derecha estaba de más, ya que Malvarez se desplomó sobre la lona. El argentino se dobló sobre su estómago, frotándose la naríz reiteradamente con los guantes mientras Bertini finalizaba la cuenta de 10. Malvarez quedó en cuatro patas sobre la lona y seguiría así durante dos minutos completos.


"Realmente que no esperaba que el arrancara así tan rápido," le dijo López a Howard Cosell. "La verdad que me sorprendió cuando me tiró con ese par de de buenas combinaciones en el primer round. Permanecí con calma y empecé a buscar mis manos, poniéndolas un poquito más altas para evitar que me llegara, y finalmente pude meterle yo un buen golpe que resultó ganador"


La pelea duró solo tres minutos y cuarenta y cuatro segundos, de los cuales López perdió todos excepto los últimos 10. Por eso es que el boxeo - y los fajadores como Danny "El Coloradito" López - tenían tanto éxito televisivo. En esta era de los realities de la TV, no existe ningún deporte que sea más real que el de la dulce ciencia.


Epílogo: López volvió al ring solo 37 días después de batir a Malvarez, ganando una pelea por descalificación en cuatro rounds ante Fel Clemente. Continuó con tres defensas exitosas ante Roberto Castanon (KO 2), Mike Ayala (KO 15 en la que fue Ring Magazine’s 1979 Fight of the Year) y Jose Caba (KO 3) antes de ser destronado por Salvador Sánchez (KO en 13). Luego de perder la revancha con Sánchez en 14 vueltas el 21 de junio de 1980, López se retiró del boxeo a los 28 años por sugerencia de su entrenador Benny Georgino. López pasó a trabajar para un número de companías de construcción y probó su experiendia en el entrenamiento de otros boxeadores. Pero nada podía compararse a las emociones de un combate, fue así que a los 39 años de edad, López volvió a los rings para ver si todavía podía. Como pudo comprobarse, no podía, y el peleador de clubes Jorge Rodríguez lo detuvo en dos rounds, por lo que el ex baluarte de los rings debió retirarse para su bien. Aunque sus ocho defensas de título se destacan favorablemente en relación a otros que ya han sido encumbrados en el Salón Internacional de la Fama del Boxeo, el nombre de López todavía no ha salido en las votaciones.


Malvarez peleó 36 veces más en los siguientes cinco años, alcanzando un record de 27-4-5 (16 KOs). Menos de dos meses después de pelear con López, Malvarez ganó el título argentino de los plumas con un nocaut en el undécimo round a Julio Alegre. Siete luchas después, ganó el cinturón pluma sudamericano de otra victima de López, Jose DePaula. Luego de otras seis victorias, Malvarez alcanzó la segunda oportunidad de disputar el título mundial ante el monarca de la AMB Eusebio Pedroza, pero el gran panameño lo detuvo en nueve rounds. Fue la última chance de Malvarez de obtener honores mundialistas, aunque continuó defendiendo sus títulos argentino y sudamericano. Mario Miranda lo noqueó a Malvarez en un round por el título continental latino CMB de la categoría pluma, empatando luego con Fernando Sosa el 4 de junio de 1982. En una revancha con Sosa, Malvarez perdería el título pluma argentino pero terminó su carrera con una victoria por nocaut en seis rounds sobre el ex campeón mundial supergallo de la AMB, Sergio Victor Palma, el 4 de junio de 1983. El record de Malvarez, de acuerdo a Boxrec.com, terminó en 70-12-11.



___________________________