sábado, julio 11, 2009

Gatti-dammerung

Gotterdammerung
Adiós al Guerrero
G A T T I

http://img37.imageshack.us/img37/7235/gatti4.jpg

"No Puede Ser"

Estoy consternado. Todavía no lo puedo creer. "No puede ser" -según Ernesto Sábato-, esa es la expresión que iguala e identifica a las almas humanas delante de todas las fatalidades. Y es lo primero que se me ocurre pensar delante de la incredulidad que me produce la noticia de la muerte de Arturo Gatti, en este oscuro suceso de Brasil. Por un lado uno debe resignarse a aceptar siempre la finitud de la vida humana, esa misma vida humana cuya intensidad consagran religiosamente todas las buenas peleas de boxeo.

Por otro lado, la perennidad y la longevidad más próspera y dichosa, es uno de esos buenos deseos que yo hubiese reservado siempre, y únicamente, para regalarlo desde lo más profundo de mi corazón a seres como este guerrero imbatible. Porque para mí, la entereza y la rabia que comandan la fuerza de la voluntad interior, que a su vez manda sobre la cabeza y los músculos, nunca puede ser derrotada por nocaut. Y esa esencia de testiculina, es lo que más abundaba en el torrente sanguíneo de este inmenso personaje.

http://img198.imageshack.us/img198/5844/gatti2.jpg

Jamás podría hablar de Arturo Gatti como de una persona distante, a la que uno busca recordar y capturar a través de un record, de un título o de una anécdota. Se trata de uno de las figuras deportivas con las que, más he llegado a enamorarme del boxeo, más a crispar los nervios y a vivir los puntos más altos de tensión emotiva que se puedan experimentar con la contemplación competitiva, y de las que no tengo más que eterno agradecimiento para con él.

Gatti es sinónimo de entrega deportiva absoluta. De consagración reiterada a la máxima capacidad de volcar el resto físico que uno prepara en un gimnasio. Esa es una de las páginas de gloria que no son frecuentemente escritas en las crónicas de boxeo. Por supuesto que uno siempre debe prepararse al 100% cuando practica boxeo. Eso lo sabe cualquiera. El problema está en tener la capacidad de decidir arriba del ring, en medio de la más brutal de las refriegas, que uno puede y va a exigirse, esforzarse, empeñarse y desvivirse por sacar de adentro del dolor y del cansancio, y desde el fondo de toda esa preparación, el 100% de lo que puede ser sacado y volcarlo para "el hambre de esa caldera" adonde se mide la fuerza de la voluntad de cada uno. Esa es la excelencia más costosa, la más boxística de todas, de la que solo pueden dar cuenta un puñado muy exiguo de campeones del ring, y de los cuales Arturo Gatti era uno de los principales.


Arturo Gatti vs Micky Ward (1)

Aprendí a querer a Arturo Gatti, o por caso a Roberto Durán, a Bobby Chacon, o a Micky Ward, viendo la manera en que estos peleadores de nuestra era subían al ring con la resolución y modales que hubieran puesto en retroceso a sus pares de cualquier otra época histórica. Todos ellos podían perder circunstancialmente, cualquier día, pero como nunca concibieron la profesión en términos de estar arriba, "como fuera," sino en el sentido de probarle al público y probarse ellos, que nada les podía desalentar ni apartar de la senda de subida, entonces fueron imbatiblemente ganadores.

Ahora, luego de la violenta salida de escena de Alexis Argüello hace pocos días, ya podemos decir que este mes de julio va a ser tenido como uno de los más funestos y peores en mucho tiempo.


"El Trueno" volvió al cielo, el lugar al que perteneció siempre. El Ocaso de los Dioses del boxeo es mucho más oscuro desde este día.


http://img30.imageshack.us/img30/9262/gatti1.jpg









3 comentarios:

Rapote dijo...

Todavía no me cae la ficha Vin. Ni siquiera pude digerir lo de Argüello (digamos que lo de Brión era cronológica y biológicamente aceptable) y ahora esto...

Un abrazo,
Rapote

Comegalletas dijo...

Recuerdo a Gatti como un boxeador extraño. No tenía grandes virtudes técnicas, su velocidad no era sobresaliente, su defensa era pobre... y sin embargo, su nombre pesa mucho más en nuestros corazones que el de muchos "campeones mundiales" con largos reinados.

Sus mayores cualidades: Una gran resistencia, y sobre todo, un corazón enorme, que se negaba a rendirse aún en los momentos más difíciles.

Descansa en paz, Arturo. Gracias por los recuerdos.

Azhaag dijo...

Querido amigo, acabo de tomarme con tu blog igual que una contra en boxeo; súbitamente. Mas el resultado, lejos de ser tan dañino, me ha colmado de alegría. Menudo blog, irradia pasión por esta bella disciplina. Considerame ya adepto fiel a tu blog.

Recibe un cordial saludo.

Rubén M.C